Por: Ed Stoddard
Reuters
Traducción: Aquahoy
Los médicos recomiendan una buena dosis de salmón y atún en la dieta, debido a sus beneficios para el corazón. Pero ¿Es esto bueno para el ambiente?

 

El aumento de la demanda por salmón, se ha incrementado debido a los diversos estudios que destacan los beneficios de los ácidos grasos omega-3 que están presentes en algunas variedades de peces.

Un estudio publicado en junio en la American Heart Association Journal, dijo que una dieta en la cual se incluye pescado, frutas secas y semilla, puede ayudar a disminuir la presión sanguínea. Otros estudios mostraron los beneficios para los ojos y el desarrollo del cerebro, y previenen las enfermedades al corazón, la enfermedad de Alzheimer y desordenes en la visión.

Los conservacionistas puntualizaron que mientras que las poblaciones de peces mundiales están siendo sobreexplotadas, las tendencias en la salud podrían incrementar la presión sobre los recursos pesqueros vulnerables.

“La sobrepesca es anterior al interés en el omega-3 y la alimentación saludable. Pero ahora existen lugares donde esto se esta acentuando” dijo Jason Caly, vicepresidente de mercados de la World Wildlife Fund (WWF).

“FAO estima que para el año 2030, el consumo mundial per cápita de pescado se incrementará en 1.5 kgs (3.4 libras) y una parte de esto podría estar direccionada por la demanda relacionada con la salud”, expresó Caly.

Sustentable vs insustentable

Cuando se prefiere a los ácidos grasos omega-3, no todos los peces son iguales. Peces grasos como la trucha, el salmón, caballa y Alaska pollock, son ricos en este grupo crucial de nutrientes.

El atún también se incluye en este grupo, pero pocas pesquerías del atún son consideradas como sustentables por los conservacionistas.

“Esto depende de su fuente… omega-3s son altos en el salmón silvestre y las pesquería del salmón de Alaska esta bien administrado” dijo Phil Kline, un defensor del océano con Greenpeace.

El salmón de Alaska, esta entre las pesquerías que han sido certificadas como sustentables por Marine Stewardship Council. Esta institución utiliza criterios rigurosos para que una pesquería pueda obtener su aprobación y le de derecho a utilizar una eco-etiqueta.

Esto aun no se ha dado para la pesquería del atún, pero se viene evaluando la sustentabilidad de la industria del atún de la costa del Pacifico de USA.

La demanda del salmón se viene incrementando

De acuerdo a la U.S. National Fisheries Institute, el consumo per cápita estadounidense de consumo de salmón, se ha incrementado de 0.87 libras (0.39 kg) por año en 1992 a 2.026 libras (0.92 kg) en el 2006. La especie se ha ubicado en el sexto lugar de los peces más consumidos, en el mismo periodo de tiempo.

En una situación bien gestionada, la demanda podría conducir a la conservación: no es de interés el de disminuir el valor.

“En el largo plazo, el salmón silvestre probablemente será protegido” dijo Gunnar Knapp, un profesor de economía del University of Alaska's Institute of Social and Economic Research.

Knapp indico que la alta demanda y los precios darán a las personas un incentivo el de proteger el hábitat vital del salmón, así como las zonas de desoves en ríos, de otras industrias como la minería.

“En Alaska, aun si el precio del salmón se cuadruplica, esto no puede conducir a una mayor captura de pescado debido a que el factor limitante no es el precio. Pero en Rusia la pesca del salmón no esta bien gestionada y podría generarse la sobrepesca, si los precios se incrementan” informó Knapp.

Gran parte de la demanda creciente por el salmón viene siendo cubierta por el crecimiento de la acuicultura, pero los expertos indicaron que existen preocupaciones ambientales con respecto a esta actividad.

Clay de la WWF, dijo que los peces que vienen siendo capturados, para convertirlos en harina de pescado para los alimentos de la industria de la acuicultura, incluyen especies como la anchoveta, el cual es rico en omega-3s, pero se tienen dudas sobre la sustentabilidad.

“Uno de cada tres peces capturados, es usado para hacer alimento para otros peces” indico Clay. Los peces no producen ácidos grados omega-3, ellos lo obtienen de la cadena alimentaria.

Existen substitutos abundante como aceite de nuez, flaxsee y canola, los cuales pueden proveer omega-3 similares a la de los peces.

En el pasado, a los niños en muchas partes del mundo se les daba aceite de hígado de bacalao, como suplemento para la salud. Hoy, ellos probablemente consuman capsulas de aceite de pescado de otras especies.

Para los conservacionistas, la pregunta es que si las últimas tendencias en la salud podrían generar el colapso de las pesquerías del salmón y otras especies.