Santiago (Ecoceanos News). Preocupación existe en los pescadores de la zona sur austral de Chile porque cientos de concesiones que están destinadas al cultivo de algas y mariscos, podrían transformarse en centros de engorda de salmón de compañías nacionales y multinacionales.

 

Esto debido a la presión que están ejerciendo los empresarios para que el gobierno los compense por las perdidas que sufrieron luego del terremoto de abril en el Fiordo de Aysén y por las recomendaciones para que no operen en esa zona que aún registra temblores en forma constante.

Esta situación se podría concretar si se aprueba un cuestionado proyecto de Ley que el gobierno envió al Parlamento. El texto legal sostiene que en la “revisión de la vigencia de los centros de cultivo, se ha determinado que 608 deberán ser caducados, los cuales representan el 18,5% del total y comprenden una superficie de 4.658 hectáreas, es decir, el 15% del total de la superficie actualmente autorizada”.

“La mayor cantidad de los centros a caducar corresponden al cultivo de algas (41%), seguido por el cultivo de moluscos (36%) y salmones (22%). En cuanto a la distribución regional, el mayor número de centros que caducarán se concentran en la X Región (74%) y XI Región (16%)”, precisa el documento gubernamental.

En este contexto los pescadores reclaman porque “la mayoría de concesiones a caducar son algueras y de moluscos, y por lo tanto mayoritariamente de la pesca artesanal, las que pasarán a ser reasignadas al sector privado y por ende la pesca artesanal perderá estos espacios históricos”.

Esta crítica la realizaron los dirigentes Marcos Ide y Marcelo Soto, Presidente y Vicepresidente de la Unión interregional de federaciones de pescadores artesanales, que abarca a organizaciones de Puerto Montt, Calbuco, Chiloe, Palena y Valdivia.

Los dirigentes argumentan que históricamente en las licitaciones donde participan pescadores y empresarios, siempre los grandes industriales son los favorecidos. “La experiencia de licitación de pesquerías en las que ha participado la pesca artesanal y el sector privado, en la práctica nunca los pescadores han ganado por su escaso poder económico”.

Los pescadores reclaman además que el Estado no debe subsidiar a esta millonaria industria. “Los centros salmoneros en el Fiordo de Aysén pertenecen a empresas que se caracterizan por tener repartidas sus inversiones en diversos centros de este tipo en muchas zonas de la X y XI regiones, y que su operación data de años y cuyas inversiones se encuentran largamente recuperadas, por cuanto una pérdida de un centro salmonero en particular no se transforma en una pérdida económica irreparable como se señala en el proyecto de ley”.

“Es extraño que un proyecto de ley como éste, estableciendo más facultades discrecionales a las ya existentes a ciertos servicios del Estado, particularmente a la Subsecretaría de Pesca, lo único que hace es establecer condiciones propicias (para) que se hagan acciones favorables para sectores económica y políticamente muy poderosos”, afirman los pescadores.

“ES UNA SINVERGUENZURA DEL GOBIERNO”
Coincidiendo con las declaraciones de la Unión interregional de Pescadores, el presidente de la Federación de Palena, Cristián Mayorga, expresó sus críticas a este proyecto de Ley. “Es una sinvergüenzura como el gobierno apoya a los salmoneros, ¿son complices de los empresarios?”, reclamó el dirigente.

Agregó que “la Presidenta está mal asesorada o está conversando con la gente equivocada porque estás cosas no se pueden tolerar”.

“Como Federación señalamos nuestro más amplio rechazo. Los empresarios no están en emergencia” para seguir siendo subsidiados, dijo Mayorga.

En tanto Miguel Torres, presidente del sindicato de Buzos de Puerto Cisne, en la Región de Aysén, también mostró sus críticas ya que “estamos de acuerdo en que haya trabajo, pero que se realice un trato digno con los trabajadores, pues no se puede aceptar que se trabaje hasta 14 horas por 160 mil pesos”.

Pero Torres reclamó igual porque “no entendemos que mientras nosotros tenemos que esperar años para que obtengamos concesiones, el gobierno solo facilite otorgar las concesiones para los salmoneros”.

El dirigente de los pescadores de Puerto Cisne mostró su disgusto porque varios centros de cultivo de salmón estarían afectando a los bancos naturales de mariscos.

Agregó además que en todos estos temas “no se han hecho las cosas con transparencia”.