Por Sarahí Arellano
Colima (Ecos de la Costa). La entidad es una de las principales productoras de alevines o crías de tilapia, de la más alta calidad genética en el mercado y surte a los productores locales y regional desde hace más de 20 años, propiciando así el desarrollo de la acuacultura con un criterio de sustentabilidad y rentabilidad financiera.

 

Sergio García Sañudo, encargado de los tres centros con los que cuenta la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), ubicados en Jala en la localidad de Madrid, El Saucito en Tecomán y Potrero Grande en Manzanillo, explicó que el más importante es el Centro Jala, ya que es el más tecnificado.

En rueda de presa realizada en el Centro Jala y acompañado del delegado Salvador Becerra Rodríguez, y de la subdelegada de Pesca, Alma Susana Nungaray Lagarda, explicó que cada centro cuenta con líneas genéticas que son utilizadas para diversos fines en cuanto al tipo de explotación que se tenga planificado, ya sea cultivo intensivo, semi-intensivo o extensivo.

El centro visitado produce las cuatro líneas de tilapia que la Sagarpa maneja que son Oreochromis niloticus o Stirling, Egipcia, Naranja y Rocky Mountain.

En Jala se cuenta con capacidad para producir un millón de crías al mes” pero ahorita nada más estamos trabajando al 60% porque la demanda no es tanta como para trabajar a toda la capacidad del centro”.

Disponen de tres tanques reproductores que cuentan con cerca de 900 organismos cada uno y los cuales están sacando producción cada 18 días aproximadamente. La capacidad instalada mediante la preparación de lotes de reproductores, garantizan la producción anual de aproximadamente 4 a 6 millones de crías para la venta.

“La reproducción va de acuerdo al peso, en la variedad Stirling son 5 huevos por gramo de peso corporal de la hembra, y en promedio están entre en 700 y un kilo 200, y esos gramos multiplicados por 5 es la cantidad de huevos que nos dan en cada desove”.

Las crías que se producen son el resultado de una cuidadosa selección genética mediante la cual se hacen resaltar diversas características como son la coloración, forma y cantidad de carne, velocidad de crecimiento y la resistencia a enfermedades.

Este centro además ofrece dos productos principales: crías masculinizadas y crías naturales de tilapia. El alevín hormonado (masculinizado), es manipulado genéticamente a través de la alimentación para producir sólo machos “que las hembras se conviertan en machos para que el crecimiento sea más rápido y reditúe en más, porque las hembras pierden mucho tiempo en el aparcamiento y la reproducción, y al convertirlas en macho se dedican a crecer y para un bordador mientras más rápido sea su cultivo, más rápida y mayor será su ganancia”.

Las crías masculinizadas se venden a $0.34 la pulgada y el productor recibe un subsidio en función del grado de marginación del sitio donde se localiza el cultivo (Conapo). Por ejemplo, en una zona de muy baja marginación, el productor tiene que pagar sólo el 60% del total del precio y en una de muy alta marginación sólo pagará el 20%. Las crías naturales se venden a $0.17 la pulgada con los mismos subsidios ya mencionados.

Este centro cuenta con un pozo profundo de agua, que alimenta los estanques de reproductores así como las piletas de almacenamiento, “el pozo tiene 40 metros de profundidad con un nivel dinámico de 8.6 metros y un nivel estático de 4.5 metros, tenemos un gasto de 50 litros por segundo”.

El centro cuenta con un padrón cercano a los 25 productores locales que adquieren especialmente tilapia hormonada, “principalmente en el Estado para lo que nos compran es para cultivo de engorda y la mayor cantidad que hemos vendido para repoblación de lagunas, es para otros estados, principalmente Jalisco”.

García Sañudo indicó que de acuerdo con los reportes ofrecidos por las cooperativas de Jalisco, “manifiestan que al año de haber comenzado a repoblar las lagunas con nuestra crías les aumentó en 200 toneladas su producción anual”.

Cuestionado sobre la inversión que se tiene en el Centro de Jala, comentó que “actualmente hacer un centro con la tecnología que tenemos aquí yo creo que se lleva mínimo 20 millones de pesos”.

Para acceder al programa se debe hacer una solicitud por escrito de la cantidad de crías requeridas. Los pedidos se tienen que realizar con anticipación para la preparación del lote solicitado.

La Conapesca ofrece un servicio ágil para el pago, impresión y registro de la venta de crías de tilapia en los centros acuícolas del gobierno federal, el que puede obtenerse desde cualquier lugar vía internet (http://www.conapesca.sagarpa.gob.mx ), con la única salvedad de verificar la disponibilidad de organismos en cada centro acuícola y/o en la subdelegación de pesca ubicada en Colima.

Fuente: http://www.ecosdelacosta.com.mx