Terragona (El Faro de Salou). Conocemos las plantas más comunes de nuestra tierra, pero desconocemos mucho de las plantas que crecen en nuestro mar. Pasear por cualquier playa de Salou, especialmente fuera de la temporada de verano cuando los servicios de limpieza no las retiran, supone encontrarse con ejemplares de plantas y algas muy comunes a nuestra vista, pero a la que pocos saben darle nombre.

 

La más abundante de todas ellas es la reina de nuestras praderas submarinas mediterráneas y no es un alga, sino una planta. Se llama posidonia y crece entre 5 y 30 metros de profundidad. Tiene hojas largas y aplanadas de color verde oscuro. Cualquiera que haya buceado alguna vez cerca de la playa, las habrá visto creciendo sobre la arena, a diferencia de las algas que crecen sobre suelo rocoso. Como planta que es tiene generalmente su período de floración en otoño y sus frutos los podemos ver sobre la arena o flotando sobre el agua en los meses de mayo y junio, cuando son arrancados por las corrientes y el oleaje. Por su apariencia, a los frutos de la Posidonia oceanica se les conoce como “aceitunas de mar”.

El papel de esta planta en el ecosistema marino y humano es de gran importancia. La posidonia forma en el suelo marino verdaderas praderas donde encuentran alimento y refugio diversidad de especies como pulpos y sepias que se camuflan entre sus tallos para alimentarse de los peces y cangrejos que también habitan en estas praderas marinas, lo mismo que los erizos o los gusanos de mar.

La posidonia cuenta con varios recórd en su haber. El año pasado, se encontró en las islas Baleares un ejemplar de ocho kilómetros de largo, lo que la convirtió en el ser vivo más grande de la Tierra y la más longeva con una edad estimada de 100.000 años.

El nombre de esta planta procede del dios del mar, Poseidón, cuyo poder no ha podido protegerle de la amenaza que supone para ella la materia orgánica procedente de granjas de acuicultura o de los vertidos de las embarcaciones. Por eso las largas extensiones de posidonia se van reduciendo en las profundidades, debido a que se liberan compuestos en las aguas que son muy tóxicos para ella. Además también le están afectando el calentamiento global, la elevación del nivel del mar (provoca la erosión submarina) y las altas temperaturas del Mediterráneo (causa de estrés fisiológico en las plantas).

Fuente: http://www.elfarodesalou.com