Guayaquil. De acuerdo con el diario El Comercio, el frío tiene en apuros a los camaroneros orenses. Las temperaturas de 20 y 24 grados centígrados que se repiten en los últimos días empiezan a reducir los niveles de producción y retrasos en las cosechas de verano.

 

Fausto Betancourt,  de  Serviosa, explica que el crustáceo se debilita y requiere más vitaminas para que no se reactiven las enfermedades y la mancha blanca. En Serviosa se cultiva 150 hectáreas de camarón con un nivel de supervivencia de 55%.


En El Oro existen más de 38 000 hectáreas y tiene una productividad de 2 000 a 2500 libras por hectárea. En la época de frío se ubica  entre 1 800 a 2 000 libras.

Oswaldo Aguilar,  de la Cámara de Productores de Camarón de El Oro, dice que la buena calidad de las larvas ayuda a que el frío no afecte la producción y el nivel  de supervivencia.