Huelva (Huelva Información). Un proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha permitido poner en marcha por primera vez un sistema de alerta temprana de algas tóxicas en las marismas de Doñana, las cuales provocan cada año la muerte de miles de peces y aves acuáticas.

 

El CSIC informó de que este sistema de alerta ha permitido detectar los "puntos calientes" con proliferaciones masivas de cianobacterias tóxicas de la zona, así como tomar medidas que han logrado salvar ya a miles de vertebrados.

En este sentido, la coordinadora del Equipo de Seguimiento de Procesos Naturales de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla, Ana Andreu, explicó que, para el muestreo semanal, se están tomando muestras de agua en cinco "puntos calientes" de Doñana donde el agua se encuentra estancada.

Así, Andreu indicó que, además de la concentración de cianobacterias, se analizan la temperatura del agua, la conductividad, la concentración de clorofila, la proporción de oxígeno disuelto, los nitratos y el PH.

El sistema de alerta funciona de una manera redundante para asegurar su fiabilidad, de manera que el equipo del CSIC envía partes alícuotas de las muestras a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, donde también se analizan.

Asimismo, y tras explicar que en julio de 2007 "todas las zonas estudiadas se encontraban en nivel de alerta tres, máxima alerta de toxicidad", Andreu indicó que el sistema de alerta temprana se basa en un mecanismo con varios niveles, desde cero, donde no hay toxinas, hasta un nivel tres de máxima alerta y peligro inminente de mortalidad masiva de animales.

Del mismo modo, cada nivel lleva asociadas actuaciones específicas para resolver el problema, por lo que a lo largo del verano se han puesto en marcha medidas de gestión para evitar la alta mortandad de animales que se venía dando hasta ahora.

Entre las actuaciones que se han llevado a cabo destacan la apertura de compuertas en los canales del estuario del Guadalquivir para que salga el agua estancada y entre agua salobre con las mareas. En otros puntos se ha recurrido a procesos de desecación del terreno, también mediante la apertura de compuertas.

Asimismo, y dentro de estas actuaciones, se están retirando también los animales muertos o enfermos que se encuentran, al tiempo que se traslada a los sanos a aguas no contaminadas. Andreu destacó que, con estas medidas, "no se han producido hasta el momento las temidas mortandades masivas de otros años, cuando morían miles de aves y toneladas de peces". "La opinión generalizada, tanto de investigadores como de gestores, es que el sistema de alerta está funcionando con éxito", aplaudió.

Fuente: http://www.huelvainformacion.es