Por. Sandra Burgos
(Diario Financiero). La semana pasada un grupo de ejecutivos del negocio salmonero chileno se encontraron con el empresario Eduardo Elberg y el gerente general de su holding de empresas Algeciras, Andrés Solari, nada más y nada menos que en la principal feria del rubro, Aquanor, en Noruega.

 

La sorpresa fue grande, porque hasta ese minuto, todos desconocían el interés del empresario en el sector salmonero, por lo cual los rumores comenzaron a circular rápidamente, respecto a que Elberg estaría viendo la posibilidad de montar un negocio en este rubro.

Lo que el mundo salmonero no sabía, era que la sociedad de inversiones del empresario, Algeciras, venía estudiando el ingreso al negocio salmonero por cerca de dos años, período en el cual analizó varias alternativas: comprar una compañía o bien asociarse con alguna que esté operando. Todos movimientos pasaron desapercibidos en la industria.

Tras largos estudios y análisis detallados del negocio salmonero en Chile y el mundo, el holding decidió seguir un camino en solitario y crear su propia empresa: River Fish.

El gerente general de Algeciras, Andrés Solari, explica que la decisión de crear una salmonera se generó por el crecimiento que está experimentando esta industria en Chile y el mundo y el potencial que tiene. “Es un hecho que existe una tendencia de alimentación sana en el mundo, la imposibilidad de que la pesca salvaje siga creciendo y que por el aumento de la población se necesitan proteínas animales. Además, Chile tiene ventajas super competitivas para este cultivo”.

El proyecto River Fish

El proyecto del holding Algeciras contempla una primera etapa de cuatro años en la cual esperan producir 20 mil toneladas, que hará a River Fish equivalente al tamaño que tiene hoy Pacific Star. Según explica Solari, el plan global involucra una inversión de US$ 50 millones en un período de 4 años.

El ejecutivo explica que el proyecto ya partió, “ya tenemos alevines, lanzaremos smolts al mar en diciembre y estaremos listos para comenzar a exportar en un año y medio”.

La nueva empresa salmonera cuenta con un proyecto integral, es decir, parte con la producción de las ovas hasta la comercialización, pasando por una piscicultura hasta la etapa de agua de mar. La piscicultura tendrá la capacidad para contener 10 millones de smolts.

Por otro lado, los centros de engorda están ubicados en la zona de Puerto Natales, es decir, será uno de los primeros proyectos que se desarrollarán en la Duodécima Región.

El ejecutivo explica que la decisión de ubicar los centros productivos en esa zona no fue un tema al azar. “Un gran problema que tiene la salmonicultura en Chile es que producto del agresivo crecimiento y además de una curva de aprendizaje, porque esta es una tecnología super nueva donde Chile y Noruega van a la punta; se cometieron muchos errores en la X y XI regiones lo que ha conllevado a tener una serie de enfermedades (SRP, IPN, vibrón y hongos) que está afectando las tasas de conversión”.

Explica que el principal costo en la industria del salmón es el alimento, los cuales suben si hay peces enfermos porque además de hacerlos crecer hay que darles alimentos que los defiendan de enfermedades. “Entonces la mortalidad, más las enfermedades hacen que las tasas de conversión en Chile hayan bajado violentamente y, en definitiva, lo que estamos buscando en la XII región es tener aguas más puras, más limpias y mejorar los factores de conversión”.

Acuerdo con empresa noruega

Adicionalmente, River Fish cerró un contrato con la empresa noruega Aquagen que les traspasa los conocimientos en genética. “Nos estamos convirtiendo en centros reproductores y los noruegos nos traspasan la genética, nosotros nos abastecemos de pescados de excelente calidad y el diferencial se lo traspasamos a los noruegos para que ellos lo vendan en el mercado general”, explica el gerente general de Algeciras.

En definitiva, el acuerdo con la sociedad noruega es de comercialización donde River Fish asegura su abastecimiento de ovas de primera calidad.

En cuanto a los mercados que esperan abordar cuando comiencen a exportar, Solari indicó que abarcarán principalmente Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, ya que la producción se concentrará en las especies salmón atlántico y trucha. “No estamos produciendo salmón Coho o del Pacífico, por lo tanto, Japón no está en nuestros planes, ya que ese país consume esa especie”.

Lo concreto es que River Fish está operando, ya tiene oficinas en Puerto Varas, que se ha convertido en “la city” de la industria salmonera. Los planes a futuro son seguir expandiendo las toneladas de producción aprovechando el buen ciclo de precios. De hecho, desde 2005 se muestra un aumento significativo de éstos, especialmente del salmón atlántico fresco que es la apuesta de River Fish.

Fuente: http://www.diariofinanciero.cl