Por Claudia Urquieta Chavarría
(Mapuexpress). Más que revueltas están las aguas en el sector de la pesca artesanal: al conflicto de las merluzas se suma el proyecto que busca reasignar concesiones caducadas, sin la obligación de entregar nuevas Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), denominada por la Confederación Nacional de Pescadores de Chile (Conapach) como "ley flash".

 

"Flash" porque el gobierno despachó el proyecto otorgándole carácter de urgencia, lo que fue frenado tras conversaciones entre la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados y representantes de Oceana, a principios de agosto. Esto, porque en palabras de Cristián Gutiérrez, economista de la organización, la iniciativa "fue tan impresentable que los diputados quedaron sorprendidos y se acordó hacer indicaciones que puedan corregirla".

El proyecto cambiaría permanentemente la legislación actual de pesca, pues a su juicio permitiría entregar concesiones de acuicultura que hayan caducado, sin necesidad de presentar una DIA.

La iniciativa se basó en las consecuencias del terremoto ocurrido en el fiordo de Aisén en abril pasado, que se tradujo en 14 centros salmoneros fuera de operación. El proyecto de ley destaca la importancia de esta industria en la generación de empleo, por lo que sería una especie de "salvavidas" para las empresas afectadas y sus trabajadores.

Frente a este escenario, los pescadores artesanales han alzado la voz aduciendo un "aprovechamiento" de la tragedia de Aisén, que a la larga "no nos beneficiará a nosotros, sino directamente a las salmoneras, porque sólo ablanda la casi nula regulación medioambiental que esta industria tiene, que como todos saben es altamente contaminante y de políticas de no respeto a los trabajadores", opina Cosme Caracciola, presidente de Conapach.

Además, consideran que esta premura del Gobierno para despachar la iniciativa se contrapone "al bajo interés mostrado en cumplir el compromiso firmado en enero de 2006 de decretar una moratoria a la expansión salmonera", recalca el dirigente.

El proyecto

Básicamente, este proyecto cambiaría 108 concesiones que caducaron y nunca se pusieron en orden en junio pasado, luego de que en 2006 se diera el "perdonazo" a 608 caducaciones por 18 meses. "Según Subpesca -Subsecretaría de Pesca- la totalidad de estas caducaciones obedece a concesiones que no se utilizaron, lo que a nuestro entender es imposible", comenta Gutiérrez.

Considera que de esta forma se justifica que los potenciales nuevos beneficiados no realicen el DIA, ya que se supone no deberían haber habido cambios en el entorno medioambiental y, por tanto, producirse incidencias mayores al cambiar de rubro. Pero para Gutiérrez y los pescadores artesanales el tema no es tan simple.

Lo que no entienden es que si el objetivo es ayudar sólo a los 14 centros afectados en Aisén, sea necesario modificar la legislación en forma permanente. "De esta forma lo que estamos haciendo es destruir nuestra propia legislación medioambiental", asegura el economista.

"El trasfondo del asunto es que estas concesiones aumentarán el volumen productivo de la industria, eso es lo que se busca. No hay que olvidar que los dirigentes de SalmonChile anunciaron que pretenden que Aisén aporte más de la mitad de la producción nacional en los próximos 8 años," opina Héctor Col, de Conapach en la Décima región.

Las contradicciones
Además, una característica que consideran "contradictoria" es que del total de concesiones caducadas, sólo 16% corresponderían a Aisén, centrándose el 74% restante en la Región de Los Lagos.

Esto es relevante si se toma en cuenta que el proyecto dice que su objetivo es establecer un procedimiento permanente para la reasignación de concesiones y autorizaciones de acuicultura, "que permita una utilización más eficiente de los recursos públicos y privados, además de atender la situación de emergencia en Aisén, permitiendo enfrentar de la misma forma, futuras situaciones que afecten la actividad".

Entonces, se crea una modificación que no actuará sólo en este caso puntual, sino que se hará extensiva a todos los futuros problemas que enfrente el sector.

El diputado Samuel Venegas (PRSD), miembro de la Comisión de Pesca, está de acuerdo con el proyecto de ley, ya que "está pensado para quien no ejecutó el proyecto de concesión, ya que se le quita y se le da movilidad en distintas actividades".

Además, señala que estas concesiones reasignadas darían entrada a nuevos cultivos de salmón en "otro tipo de naturalezas, en mares más abiertos y no en las mismas áreas sobrepobladas".

Frente a esto, Gutiérrez dice que esas características no están en el proyecto explícitamente, por lo que no necesariamente será así. Por eso, Oceana tiene previsto redactar indicaciones para mejorar la propuesta.

Por su parte, los pescadores han iniciado manifestaciones en la zona y, en palabras de Héctor Col, "esto recién está empezando. En el rubro -de la pesca- artesanal se han juntado muchas partes de un drama social que de seguir así va a terminar explotando".

Los pescadores de Corcovado

Otro proyecto de ley que tiene inquietos a los pescadores artesanales es el que crea un Área Marina Costera Protegida (AMCP) en el Golfo de Corcovado de Chiloé.

La propuesta, impulsada por el Centro Ballena Azul (CBA) y apoyada por diversas instituciones nacionales e internacionales, no cuenta con la aprobación de los artesanales, principalmente porque aseguran que se los ha mantenido al margen de las conversaciones y prácticamente no han tenido información sobre los alcances de la iniciativa.

Por ello, hace unas semanas la Conapach envió una carta el ministro de Defensa, José Goñi, manifestando su preocupación por desconocer las implicaciones para el rubro que implicará la aprobación del proyecto. Aún no han recibido respuesta.

Para Jorge Aránguiz, presidente de la Confederación de Pescadores Artesanales de Chiloé, queda clara la falta de participación de su gremio en el hecho de que "tuvimos la segunda reunión con impulsores del proyecto recién esta semana, siendo que el proyecto ya lleva en carpeta al menos dos años".

Lo que los tiene más tranquilos, eso sí, es que en la reunión les aclararon que no habrá cambios en las reglas del juego, ya que según les indicaron, la actividad que ejerce a la pesca artesanal seguirá tal como está ahora. De esta forma, no se verían afectados unos 3 mil pescadores más sus respectivas familias.

Si bien es un avance, aún quedan dudas de si efectivamente esto será así "y no salgan con que un Estudio de Impacto Ambiental no nos deje seguir pescando", aclara Aranguiz. Por eso, sus próximos pasos serán seguir en contacto con los impulsores y las autoridades y obtener una posición constante en las conversaciones que se realicen al respecto.

Fuente: http://www.mapuexpress.net