Por: Guido Macas
Guayaquil (El Comercio). Una piscina de media hectárea, ubicada en una de las islas de El Oro frente a Hualtaco (El Oro), es el lugar donde 20 langostinos llevan 10 meses en cautiverio. No son para exportar, sino para competir en la 28  edición de la  Feria Nacional de Langostino, que se hará el 28 de agosto en la Quinta Piedad, de Santa Rosa.

 

Los langostinos son de los criaderos de 500 hectáreas  de la empresa Grucam, que cultiva y comercializa camarón en Santa Rosa, y que por undécima vez va a participar en la feria. En tres ocasiones   se llevó el primer lugar, comenta emocionado Luis Aguirre, accionista de la firma.

Los candidatos para el Langostino de Oro tienen una crianza especial desde que son   larvas, porque para el concurso requieren un peso de   80 y 120 gramos. Alcanzar ese tamaño de langostino (camarón de talla máxima)  puede tardar hasta 18 meses.  

Los aspirantes requieren  tratamientos y cuidados individuales. Diariamente, los animales reciben 10 libras de balanceado  y son atendidos por sus  respectivos técnicos, como si fuera un entrenamiento. La idea es tener las mejores características para  lograr el primer lugar:  máximo  peso, buen rostro, abdomen firme, tamaño  ideal y un buen color.
 
El camarón ecuatoriano más demandado en el mercado externo  llega hasta 18 gramos y  solo requiere 120 días   de crianza. En las piscinas tradicionales se cultivan entre 80 000  y 100 000  animales por hectárea.

Este año fueron invitados 22 camaroneros de varias ciudades para que exhiban sus mejores crustáceos. Llegan de Guayas, Manabí y hasta del norte de Perú, dicen los organizadores.

Aguirre lleva 25 años en el negocio del camarón y reconoce que ganar una feria es importante para abrir mercados y conseguir  clientes. “El camarón de aquí tiene un sabor especial que no lo tienen en América Central, Brasil, Tailandia y demás países asiáticos. Eso nos abre el mercado europeo ya que reconocen la calidad y estar en la feria es una oportunidad para que nos conozcan”.

Aguirre junto con su hijo Luis Aníbal empezaron a preparar su piscina en Hualtaco con larvas de Manabí. “Para alcanzar mejores niveles de crecimiento es necesario tener la mejor larva. Tienen que ser  resistentes, ya que el clima cambia mucho y puede morir”, comenta Aguirre.

Rommel Coronel, de la camaronera Projesa, ubicada en Puerto Jelí (El Oro), sostuvo que la feria de langostino es la vitrina para ganar más clientes. Este año espera volver a participar y ganarla como en el 2005.

Para Oswaldo Aguilar, vicepresidente de la Cámara de Productores de Camarón de El Oro, ganar la feria es un incentivo para el productor, ya que se reconoce su calidad y puede abrir mercados. “Las zonas más rentables para alcanzar niveles de supervivencia altos y tamaños adecuados es Santa Rosa y Hualtaco”.

Según la Cámara de Productores existen 38 000  hectáreas repartidas en 900 camaroneros. El 40%  de las extensiones cultivadas se concentra en Santa Rosa y Hualtaco.   Ahí se alcanzan   niveles de rendimiento de 2 000 a 2 500 libras por hectárea,  mientras que en otras zonas de El Oro y Guayas los niveles son  inferiores a las
1 500 libras.

Lo último en técnicas de peceras, mallas, oxígeno, alimentos, tubería, carpas, adornos de mar y producción de  larvas   de camarón se expondrá en la feria. También participarán las empresas que proveen servicios al sector como tanques, hielos, balanceados, alimentos, empaques y demás.

Se espera la instalación de un ‘stand’ para promocionar el cultivo de la tilapia en piscinas que se multiplica en El Oro, en especial para las comunidades y para empezar a exportar directamente.

Según cálculos de los camaroneros, el 60% de la producción nacional se concentra en El Oro. En los seis  primeros meses del 2007 se vendieron USD 277,3 millones en el crustáceo.
El crecimiento

La elección del Langostino  de Oro se realizará al mediodía del  miércoles  en el recinto de la Quinta Piedad (Santa Rosa).   En la inauguración se dará  una conferencia internacional sobre el manejo y conservación del camarón en cautiverio.  

El nivel de supervivencia de los langostinos se ubica actualmente por encima del 65%, aunque en épocas de frío llega a menos del   50%.


El sábado pasado fueelegida Lourdes Toledo Sánchez como la reina del Langostino 2007. Ella liderará las fiestas en Santa Rosa.

Fuente: http://www.elcomercio.com