Chone (El Diario). Hasta hace cuatro años Ramón Martillo, morador de la parroquia Bachillero de Tosagua, se dedicaba a la agricultura luego decidió vender chames a un costado de la vía.

 

Considera que la idea no pudo ser mejor, ahora el hombre vende hasta 100 chames en un día, cada uno a 1 dólar, él los compra a criadores de la zona.

Y es que el chame, pez nativo de la zona mueve la economía de familias de los cantones Tosagua y Chone que se dedican a su reproducción, comercio y hasta preparación.

Hace cuatro años también Diolandesa Cedeño, de Bachillero, decidió escuchar el consejo de una amiga de que venda chames fritos en su restaurante, desde allí el negocio es un éxito y se dedica exclusivamente a servir este platillo que ahora en invierno (por la escasez) tiene un costo de 4 dólares acompañado con patacones y jugo.

Sus clientes son foráneos que pasan por la vía y se detienen para degustar de esta delicia que no se la encuentra en todos lados; la señora luego tuvo otra idea y vende chames fileteados en fundas de 3.50 dólares.

Criadero natural
La mayoría de los chames son capturados en el humedal La Segua, del cantón Chone; allí se producen naturalmente y según lo que conocen son los tradicionales del sabor criollo.

Ahora también otras personas han incursionado en la cría en cautiverio construyendo piscinas para su producción. La captura de los chames también hacen ganar seis dólares diarios a quienes se dedican a esa labor, Raúl Mero de la parroquia San Antonio de Chone explicó que sectores de la Segua tienen dueños y ellos se dedican a la captura de chames, cuando completan un tacho con 50 o 60 peces los llevan al mercado de Chone en donde los venden a 60 dólares y con ello sustenta a sus
familias.

En muchas ocasiones los compradores son de Portoviejo, Manta y Guayaquil quienes los adquieren y en estas ciudades cada animal tienen un costo de 3 dólares; también hay casos de personas que envían hasta los Estrados Unidos.

Ramón Martillo
VENDEDOR DE CHAMES
El negocio del chame es muy bueno especialmente en invierno cuando baja de precios, yo tengo cuatro años en esto.

Diolandesa Cedeño
DUEÑA DE RESTAURANTE
Muchas personas gustan de comer chames, hay personas que vienen de otras provincias atraídas por los buenos comentarios.

Raúl Mero
MORADOR DE SAN ANTONIO
En la Segua están los mejores chames, pero este lugar ahora está en riesgo por la sedimentación.

Un festival por su importancia
Como el chame es generador de recursos en estas zonas cada año se organiza la feria internacional del chame en donde se preparan hasta 5.000 chames en distintas presentaciones.

El festival será el 8 de septiembre en el sitio La Segua y produce más de 10.000 dólares para los comuneros; cada año la parte gastronómica se complementa con bailes, paseos en bote, exploración del lugar, entre otras actividades.

Raúl Mero señala que también es una manera de hacer conocer la importancia de La Segua que es el quinto humedal de importancia en Ecuador.

Los habitantes reclaman además atención de las autoridades del Gobierno para que se controle la sedimentación de La Segura, y se haga un estudio para que el sistema de riego Carrizal no la afecte.

Fuente: http://www.eldiario.com.ec