(El Progreso). Adega y vecinos afectados por el Plan Sectorial de Acuicultura de Galicia entregarán mañana "cientos" de alegaciones y "miles" de firmas para solicitar su paralización. Para solicitar esta suspensión, esgrimen "el impacto ambiental y la contaminación que producirá en la costa gallega".

 

Así lo anunció hoy la Asociación Ecoloxista de Galicia que precisó que las firmas de los vecinos afectados proceden de las localidades de Arou (Camariñas); Corrubedo (Ribeira); Fazouro (Foz), Fisterra, Malpica, Quilmas (Carnota) y Seráns (Porto do Son).

Tras la entrega de firmas, Adega ofrecerá una rueda de prensa en el CIP en Santiago de Compostela para detallar los motivos de las alegaciones a este plan.

Adega forma parte de otras organizaciones ecologistas que llevan a cabo acciones en contra del Plan Sectorial de Acuicultura de la Xunta, que tachan de "insostenible" y del que advierten de que pretende "hipotecar lo mejor del litoral" para favorecer intereses de las transnacionales de pesca y cemento.

Esta organización ecologista "no acepta" lo que considera "complicidad" de la Administración con este modelo, al que califican como "destructivo". Además, reprueba que el plan de la Xunta "prioricen" iniciativas de grupos empresarial multinacionales, que aprovecha subsidios "millonarios", sin tener en cuenta la opinión de los usuarios de estas tierras.

CONTAMINACION "AGRESIVA".

La asociación ha denunciado en numerosas ocasiones que ciertas piscifactorías contaminan el mar de manera "agresiva" y que eligen los lugares de costa más ricos y menos contaminados para establecer sus industrias. Además, indicó que se ha demostrado que los afluentes de las piscifactorías "no cumplen" las normativas en términos de contaminación.

También ha denunciado que las piscifactorías tienen un impacto negativo en la economía, la pesca tradicional y la agricultura de los lugares en donde se instalan.

Asimismo, advirtió de que los nuevos modelos de producción del Plan Acuícola pretenden sustituir un modelo sostenible que "daba vida" a los habitantes de la zona, por un modelo extractivo que, según Adega, "pone en peligro" puestos de trabajo y el medio ambiente.

Fuente: http://www.elprogreso.es