Dourados. Imagine un mercado docena de veces mayor que el de la soya, siete veces mayor que el de carne bovina, nueve veces mayor que el de carne pollo y 20% mayor que el de calzado. Ese negocio es la acuicultura.

 

La acuicultura llega a mover US$ 600 billones por año, y responde al 16% de la oferta mundial de proteína mundial, indicó Marcelo Barbosa Sampaio, coordinador general de acuicultura de la Secretaria Especial de Aqüicultura e Pesca da Presidência da Republica (SEAP/PR), durante la inauguración del 1er Congreso Brasileño de Producción de Peces Nativos de Aguda Dulce.

Marcelo Sampaio relata que el crecimiento promedio anual del sector fue de 8.9% entre 1970 y 2002, con una producción mundial incrementándose de 3.5 millones de toneladas en la década de 70, a 60 millones de toneladas en el 2002. Debido a que las perspectivas muestran que en el año 2010, el déficit mundial será de 25 millones de toneladas, en este sentido Brasil tiene una oportunidad.

En un análisis reciente SEAP/PR/FAO, la tasa anual de crecimiento de la acuicultura fue superior a 22%, superando a las actividades pecuarias, avicultura, crianza de cerdos y los cultivos de maíz, trigo, arroz y soya. Brasil posee el mayor potencial para la acuicultura del mundo. Con 8500 km de costa marítima, el 13.7% de la reserva de agua dulce del planeta, 5 millones de tierras con potencial para producir de 5 a 10 millones de toneladas por año; un consumo creciente de 6.9 kg hab-1 año-1 en el 2002 a 8 kg hab-1 año-1 en el 2004 y una producción actual de 1.04 millones de toneladas. Según FAO, Brasil tiene las condiciones para participar del mercado mundial con 10 millones de toneladas, destacó el coordinador de la SEAP/PR.

Además de estos factores, Brasil también tiene condiciones climáticas favorables, disponibilidad de mano de obra y esta situado en posición estratégica para el comercio de la producción en el Cono Sur, Europa y Estados Unidos.

Fuente: Ouro Fino Online