Prisioneros vienen siendo entrenados para se empleados en las granjas de salmón que se ubican en las regiones aisladas e inhóspitas del sur de Chile.

 

15 adolescentes de centro reformatorio CET Nueva Vida en la isla de Melimoyu son pioneros en un curso de entrenamiento para calificarlos como operarios en la producción de huevos y alevines. El curso de 168 horas es el resultado de la colaboración entre el Ministerio de Justicia y en Ministerio de Educación. El curso es financiado por SENCE y ChileCalifica.

Esta sociedad publico-privado esta diseñado para reinsertar a los convictos en la fuerza laboral de la costa de Aysén, en el sur de Chile.

El curso viene siendo evaluado por Fundación Chile, y aquellos que aprueben el curso recibirán un certificado de competencia auspiciado por la asociación de industria del salmón, SalmonChile.

De acuerdo a Juan Carlos Cardenas, director de Ecoceanos, el trabajo de los prisioneros viene siendo empleado en las granjas de salmón por al menos 10 años.

Fuente: ICSF