(Diario de Aysén). La industria salmonera ha iniciado un intenso lobby con el gobierno central para lograr la reapertura de las actividades acuícolas en la zona afectada, la que hasta ahora ha permanecido cerrada por razones de seguridad.

 

Ante esta presión, la Oceana solicitó al Ejecutivo ser muy cauteloso respecto a cualquier medida que vulnere la seguridad de los trabajadores de la industria del salmón. Cristián Gutiérrez, economista y jefe de la campaña de salmonicultura de la ONG, recordó que todavía cinco de las diez víctimas continúan desaparecidas, y que tampoco se ha entregado la información respecto al daño ecológico total producido por el escape de millones de salmones desde las balsas jaulas.

Según Gutiérrez, “sería importante que el ministro Belisario Velasco se informara sobre la intensa actividad sísmica de esa zona, y de los riesgos que diversos expertos han advertido en el área, incluso desde antes de que este sismo y maremoto ocurrieran”, señaló.

El economista indicó, además, que Velasco se había comprometido con algunos parlamentarios a viajar a la zona dentro de los próximos diez días.

Para el jefe de la campaña de salmonicultura, las gestiones para reabrir el fiordo son consistentes con otras medidas y solicitudes de “trato especial” que el sector salmonero está pidiendo, como la ley flash para reasignar concesiones acuícolas sin la necesidad de presentar una nueva Declaración de Impacto Ambiental, que actualmente se discute en el Congreso.

“Esto hace patente la crisis de gigantismo que atraviesa la industria salmonera, producto de su crecimiento explosivo y voraz, el que no ha ido acompañado de ninguna planificación armónica con la particular geografía de las regiones Décima y Undécima, lo que ha conducido a la industria a un agotamiento de los espacios costeros utilizables y una evidente saturación de toda el área”, finalizó.

Fuente: http://www.diarioaysen.cl