Taipei. Los criadores de anguilas en el Condado de Chiayi instaron a la Agencia de Pesca, a probar sus reclamos de que las anguilas halladas con residuos de antibióticos prohibidos podrían provenir de contrabando.

 

La agencia bajo el control del  Council of Agriculture (COA) publicaron los resultados de las pruebas de laboratorio que mostraban que las anguilas de siete granjas contenían residuos del antibiótico bactericida prohibido enrofloxacin.

Las siete granjas incluían cuatro localizadas en el Condado Yunlin, dos en el Condado Kaohsiung y uno en el Condado Chiati, según la nota de prensa de la agencia.

Sin embargo, la publicación generó fuertes protestas de los criadores de anguilas de Chiayi. Tang Ching-Chung, presidente de la Asociación de Criadores de Anguila del Condado Chiayi, reclamaron porque ninguno de los criadores quiere poner en riesgo su lucrativo negocio de exportación de anguilas a Japón mediante el uso de fármacos prohibidos.

Todos los miembros conocen que Taiwán y Japón tienen estrictas medidas de salubridad sobre los peces vivos, dijo Tang, notando que todos los embarques de anguila deben certificar su calidad bajo el Bureau of Standards, Metrology and Inspection, cuando van a realizar una venta.

Japón es el principal mercado de la anguila proveniente de Taiwán, representa el 70% de las anguilas criadas en Taiwán.

En el pasado, Tang dijo, que ellos reclamaron cuando sus anguilas dieron positivo para residuos de fármacos prohibidos, pero una prueba subsecuente determinó que el pescado en cuestión fue ingresado mediante contrabando desde China. El solicitó al gobierno la realización de investigaciones similares para clarificar la reputación de los criadores locales.

Fuente: Asia Pulse