Salobreña (Granada Hoy). La piscifactoría de La Caleta no incrementó su producción durante el año 2006, aunque prevé que se quintuplique de aquí a un año y medio gracias a la ampliación de sus instalaciones. Durante el pasado año las actuaciones de la piscifactoría han ido encaminadas a completar el proyecto que ha significado aumentar los equipamientos marítimos de 12 a 36 jaulas mediante la creación de dos nuevos módulos de una docena de ellas que se han sumado al existente.
La gran mayoría de las nuevas jaulas ya se encuentra en producción, aunque actualmente están pobladas por alevines –lubina y dorada son las dos especies que se cultivan–, motivo por el cual todavía no se han vislumbrado los resultados del crecimiento. Dentro de dos meses se estima que todas ellas estén en producción y la instalación acuícola esté funcionando a pleno rendimiento, “previo periodo de prueba de un año para poder ver los resultados”, según manifestó el biólogo marino encargado de dirigir la piscifactoría, José Juan Nogales.

La instalación de las nuevas jaulas se ha ido realizado por fases a lo largo del pasado año. “Se fueron construyendo gradualmente, de seis en seis, hasta llegar a estas 36 unidades de producción que tenemos ahora”, indicó Nogales, que destacó que la producción de 2006 ha sido de 200 toneladas, “levemente menor que la del año 2005, ya que el año se ha dedicado a terminar el ambicioso proyecto de construir las jaulas, instalarlas y fondearlas”.

Con estas nuevas infraestructuras, este nivel de producción actual, según el responsable técnico de la piscifactoría, podría llegar al millar de toneladas en 18 meses: “Ahora se inicia una etapa mucho más amplia, con un nivel de producción relativamente importante, pues si tenemos en cuenta que cada unidad de producción puede rondar entre las 40 y las 60 toneladas, dependiendo el tamaño con que se saquen los ejemplares, se podrían sacar unas 900 ó 1.000 toneladas, lo que podría ser una buena velocidad de crucero”, indicó, aclarando que la producción de un año abarca aproximadamente el 50 por ciento de la instalación.

La piscifactoría es una de las actividades que se siguen llevando a cabo en el recinto de la Azucarera del Guadalfeo, junto a la destilería de ron, tras haberse realizado la última campaña de producción de azúcar el año pasado. Sus estanques de tierra seguirán funcionando mientras la instalación no se destine a otro uso –se proyecta construir a medio plazo un puerto deportivo–, mientras que las jaulas ubicadas en el mar se estima que seguirán operativas.