Nueva Loja (El Comercio). En el Centro de Investigaciones y Servicios Agropecuarios de Sucumbíos (Cisas), el trajín es intenso. Los biólogos, piscicultores y peones se cruzan entre los estanques y laboratorios de reproducción.

 

Luego de cinco años de abandono, este centro, ubicado a 12 kilómetros al este de Nueva Loja,  volvió a ser el sitio principal para la reproducción de cachama, tilapia, carpa roja y sábalo.

Las primeras jornadas de desove, incubación y fecundación de especies de cachama se iniciaron hace dos meses y se estabilizaron durante los últimos 15 días.

Así lo reconocieron los técnicos que operan en el lugar.  José Castillo, director del Cisas, informó que el Gobierno Provincial invirtió 100 000 dólares en la reactivación del servicio.

Los recursos alcanzaron para la reconstrucción de la infraestructura física, adquisición de nuevos reproductores y el equipamiento del laboratorio. “Ya se inició la venta de alevines a los productores locales y regionales”.

Los técnicos están entusiasmados. Alrededor de dos tanques circulares de 4 000 m3 esperan el momento de la fecundación de la cachama. El biólogo Jorge Granda y el equipo de asistentes realizan los primeros desoves y procesos de larvicultura.

Las ventas mensuales son de hasta  80 000 alevines de cachama y 40 000 de tilapia y carpa roja.  “Superadas las primeras pruebas esperamos mantener este ritmo de producción durante los próximos meses y luego alcanzar un promedio de 100 000 alevines quincenales”, dice Granda.

La Dirección del centro reportó que las primeras ventas de alevines se encaminaron a Orellana, Napo, Esmeraldas, Santo Domingo y Zamora Chinchipe.

Entre tanto, los piscicultores locales informaron que la reactivación del laboratorio abarató los costos de los alevines en relación con  los precios que impusieron en el mercado los dos laboratorios privados. “Los costos se redujeron en un 8%, lo cual es significativo para nosotros”, indica el piscicultor Lauro Ojeda.

De hecho, en el Cisas, los alevines se vendieron a 36 dólares el millar de cachama y 38 dólares el millar de tilapia y carpa.

En Sucumbíos, un censo del Cisas reportó la presencia de 951 piscicultores, 1 979 piscinas, 1 110 972 espejos de agua y un promedio de 1 751 949 peces sembrados por año.

Se trata de una zona cuyas cosechas bordean los 582 127 kilogramos al año. En ese marco se destacan las producciones de Lago Agrio con 331 216 y de Shushufindi, 121 759 kilogramos anuales. Para el biólogo Roberto Saltos,  los productores locales demandan una planta de faenamiento y procesamiento, lo cual facilitará el ingreso al mercado.

Fuente: http://www.elcomercio.com