(El Universo). El traslado de sede de la Subsecretaría de Pesca a Manta y la creación de un organismo para el sector acuicultor en Guayaquil implican  aumentar en más del 200% el presupuesto y la burocracia.

 

Desde este martes 11, la oficina de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros estará en Manta. La decisión, cuestionada por algunos empresarios, trae como consecuencia el aumento de más del 200% del presupuesto para la entidad.

La burocracia también se incrementará, pasará de 46 empleados a 147.

Una secretaria contesta el teléfono mientras otras empleadas conversan en una oficina de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros  (SRP), en el séptimo piso del edificio del Banco Central de Guayaquil. Todas lo hacen en voz baja.

El aparente sigilo que se guarda en esta dependencia contrasta con el intenso movimiento que se vive en Manta, Manabí, ciudad a la que se trasladará la  sede de la Subsecretaría desde pasado mañana. Desde ahí, por una decisión gubernamental, se atenderá al menos a unos 60 mil pescadores artesanales en el país. En Guayaquil se creará otro organismo para que asista al sector acuicultor.

Las críticas y los respaldos en abril pasado, cuando el presidente Rafael Correa dispuso la medida, se centraron en las dificultades logísticas y de algunos trámites que les significaría a los empresarios pesqueros el traslado, además de lo que ellos consideraban una “afrenta” para la ciudad, que ha tenido por más de 30 años la sede de la SRP.

Hoy el debate se concentra en los altos costos que significa la medida del Gobierno, después de que la entidad presentó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), la semana pasada, el presupuesto que necesitará para funcionar con la nueva estructura en el 2008, pues significa un aumento del 216%.

Para el desempeño de la SRP en el 2007, el cálculo fue de 1,5 millones de dólares, sin embargo, en la pro forma planteada al MEF para el 2008 se solicitan 5,1 millones, tanto para el traslado de la sede como para la creación de la nueva Subsecretaría de Acuacultura en Guayaquil.

El aumento inquieta a algunos representantes del sector. “Me preocupa porque parte del presupuesto viene del Estado y otra parte de las tasas, y a nosotros  nos van a querer aumentar las tasas”, dice Rafael Trujillo, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Pesca.

César Monge, presidente de la Cámara de Acuacultura, cree que los 670 millones de dólares de ingresos que produce este sector y las 150 mil plazas de trabajo que genera  son una justificación suficiente para crear la Subsecretaría de Acuacultura sin elevar las tasas.

Sin embargo, la subsecretaria de Recursos Pesqueros, Marcela Aguiñaga,  no descarta una revisión de los derechos de autogestión para el sector acuicultor, incluso indica que hay predisposición de los camaroneros para  que se revisen estos costos.

En la pro forma que llegó a Finanzas se detalla que los gastos serán cubiertos en gran medida con aportes del Estado, cerca de 4 millones de dólares: 2   para la Subsecretaría de Pesca y otros 2 para Acuacultura. Esto es un aumento significativo en el presupuesto general del Estado del 2008 para la dependencia, que ha recibido este año poco más de 800 mil dólares.

La reestructuración  también significará un aumento en la nómina de empleados, que se triplicará. De 46 que hay actualmente, según la pro forma, el rol crecerá a 147 y las planillas de pagos de sueldos pasarán de 33 mil a 87 mil dólares. “Solo en el país se podría pensar que dos subsecretarías se manejen con 45 personas”, dice Aguiñaga.

No obstante, la decisión genera críticas. Trujillo reconoce que hay que aumentar empleados, básicamente en el control de los puertos, pero cuestiona la proporción. “En mi gestión (como subsecretario) hice lo contrario, de 150  pasaron a 48, ahora se invierte la situación. En aquel momento (gobierno de Gustavo Noboa) el Estado gastó mucho dinero en la supresión de partidas, una renuncia costó 10.000 dólares”, explica Trujillo.

De los 101 nuevos cargos por crearse, 61 estarán en la Subsecretaría de Pesca y los 40 restantes irán a la de Acuacultura. La mayoría de cargos se ubicará en las áreas administrativas, según el distributivo de remuneraciones de la SRP, menos de la mitad serán para direcciones técnicas y de control.

En las oficinas de la Subsecretaría en Guayaquil, varios empleados comentan su resistencia a trasladarse a Manta, por lo que la mayor parte  de ellos pasará a Acuacultura. Las nuevas contrataciones se   harán a personal mantense y de Guayaquil.

“Nosotros somos activos fijos, los que están de paso son ellos”, dice una empleada al referirse a los cargos de las autoridades  de la SRP y de la Dirección de Pesca,  que son de libre remoción.

El director de Pesca, Manuel Bravo, justifica la reestructuración. “Técnicamente era necesaria la especialización. Yo tengo que trabajar hasta las once de la noche para resolver temas acuícolas y de pesca”, dice. Además cree que con los cambios, ambos sectores podrán desarrollar  proyectos de cultivos y diversificar las exportaciones.

La subsecretaria Aguiñaga asegura que en la reestructuración de la SRP se han incluido áreas de proyectos para favorecer al sector pesquero. El nuevo subsecretario de Pesca sería Guillermo Morán, presidente de la Asociación de Exportadores de Pesca Blanca (Asoexpebla).

Pesqueros

“Medida tiene trasfondo político para contentar a una región”

“Definitivamente, la mayoría de estas medidas tiene trasfondo político, no se hace con criterio técnico sino para contentar a determinada región. El director regional de Pesca será un funcionario de tercera categoría, dudo que le deleguen funciones para que pueda firmar acuerdos; en el caso de la Subsecretaría de Acuacultura, no tendrán ese problema”.

PESCA BLANCA
“Estar más cerca de la industria va a ayudar al sector pesquero”

“Nosotros vemos como algo positivo que se ponga aquí una oficina de pesca. El 60 o 70% de la actividad de esta provincia es la pesca. Es una decisión política en base al reconocimiento de  la industria pesquera de Manta. Estar más cerca de la industria, de los sectores pesqueros va a permitir al subsecretario de Pesca ayudar a desarrollar políticas para el sector”.

Fuente: http://www.eluniverso.com