Coquimbo (Diario El Día). El Nodo Acuícola ha trabajado desde marzo para levantar las problemáticas de la industria local, y enfrentar un nuevo escenario, de acuerdo a Ivonne Etchepare, coordinadora del Nodo Tecnológico Acuícola Coquimbo, “desde hace un par de años se puede observar que la acuicultura regional va en vías de diversificación hacia un tercer producto, después del ostión y cultivo de algas, ya que ahora están apareciendo los cultivos de abalones que representan la diversificación en la IV Región”.

 

Sin embargo, la diversificación hacia abalones debe ir tomada de la mano con la implementación de cultivos suspendidos de macroalgas que son el alimento futuro y fresco para los abalones.

Etchepare, señala que "en base a ello hemos observado que se debería hacer una alianza y un trabajo conjunto que en la práctica ya está empezando a ocurrir entre los abaloneros y los productores de algas, pensando también en iniciar la acuicultura dentro de las áreas de manejo de los pescadores artesanales. Esto también puede ser una fuente para proveer alimento a los abalones".

En este mismo sentido Paola López, jefa de cultivo de Pesquera San José, Cultivo Ostión Tongoy, explica que la empresa que representa observa poco desarrollo de la acuicultura regional, "ya que solamente estamos cultivando ostión del norte y abalón, por lo que se hace necesario impulsar el cultivo de nuevas especies, como peces u otros moluscos que tengan interés comercial y que puedan ser en 2 ó 3 años más un proyecto establecido, porque actualmente dependemos de estas dos especies y como el mercado está malo la empresa tiene que tender a diversificar y si no tiene nuevas alternativas desarrolladas ese productor se va a perder, no podemos seguir en el negocio con un monocultivo".

El año pasado se autorizó a los pescadores organizados en gremios, para hacer acuicultura dentro del borde del litoral costero, en un máximo de 60 hectáreas con un tope de un 20% de la dimensión de su área de manejo.

Sin embargo, muchos no observan un buen panorama porque se han visto afectados por la entrada de productores externos.

El ingreso del ostión peruano ha perjudicado a algunos productores de la región, ya que han producido una rebaja en los precios de sus productos en mercados como Francia.

Fuente: http://www.diarioeldia.cl