Los pescadores de Georgia están obteniendo su primera cosecha de un mejillón especialmente cultivado, y uno de los encargados espera incrementar su producción para empezar a exportar.

 

El Mar Negro es un buen ambiente para las granjas de mariscos, y a solo unos cuantos kilómetros de la exuberante costa subtropical de la República Autónoma de Adjar, se viene iniciando la primera cosecha de mejillón de cultivo.

“Nuestra granja ocupa media hectárea en mas abierto y consiste de seis líneas flotantes. Cada línea tiene 100 m de longitud, en las cuales se cuelgan las estructuras para el crecimiento de los mejillones” dijo el asesor de la granja de mejillones, Revaz Diasamidze.

La crianza en mar abierto, donde el alimento para los mejillones es abundante y el agua altamente oxigenada, hace que los mejillones crezcan más rápido. Pero las líneas de cultivo están expuestas a corrientes fuertes y tormentas del Mar Negro, así los productores también experimentan con técnicas españolas, en los cuales se ubican las estructuras de cultivo en una sola plataforma.

En su primer año la granja producirá solo 10 toneladas de mejillones con talla comercial, pero sus planes son incrementar su producción. Toma cerca de un año para que los mejillones alcancen su talla comercial.

Fuente: Rusia Today