VILLA LA ANGOSTURA (Río Negro).- Sin la ardua tarea de preservación de la fauna ictícola del lago Nahuel Huapi que realiza desde hace veinte años la Fundación Salmónidos de La Angostura, hoy la pesca sería sólo un recuerdo de buenas épocas. Además de realizar la reproducción asistida de truchas, la Fundación estudia el comportamiento de la población y diagnostica el estado del recurso.

 

Desde el año pasado, la institución desarrolla el proyecto de marcación de salmónidos a través de la implantación de microchips que contienen la información del peso y el tamaño del pez. "A partir de esta temporada esperamos llegar a los 300 ejemplares marcados. Lo ideal es llegar a 10.000 para al menos re capturar 500 y obtener información", detalló César Díaz, técnico del CEAM que trabaja en la Fundación.

Según el especialista, es la primera vez en el mundo que se aplica el sistema en peces silvestres. Este año saldrá la indicación en el reglamento de pesca para que aquellos pescadores que capturen los ejemplares con microchips pesen, midan el animal y entreguen el chip a la Fundación. Asimismo, con la adquisición de un microscopio y un software especial, se encuentran confeccionando una base de datos que les permitirá evaluar científicamente la situación de los salmónidos.

Paralelamente, esta semana comenzaron a realizar el desove asistido de truchas para la reproducción de ejemplares. Las "ovas" fecundadas artificialmente permanecerán unos 100 días "gestándose" hasta convertirse en alevinos y luego serán liberados en el río Bonito para continuar el proceso de crecimiento.

El desove, que continuará hasta mediados de octubre, consiste en extraerles las "ovas" a las hembras, colocarlas en fuentes con agua y esparcirles el líquido seminal de los machos reproductores. Los ejemplares utilizados son capturados con trampas especiales colocadas en la parte superior del río Bonito. Después del proceso, son devueltos al río. "Este año el desove es tardío, al no haber caudal de agua en el río no habían entrado muchas truchas", comentó Díaz.

Mientras que por la reproducción natural de 5000 ovas que puede generar una hembra de 3kg sólo llegan a convertirse en reproductores adultos casi dos ejemplares, por el método asistido el número asciende a un poco más de 20.


Hasta ahora están en proceso de gestación alrededor 200.000 ovas.

Fuente: http://www.rionegro.com.ar