Santiago (Xornal). Los técnicos del Instituto Galego de Formación en Acuicultura (Igafa), dependiente de la Consellería de Pesca e Asuntos Marítimos, realizaron el pasado viernes una nueva liberación de 1.000 ejemplares de bogavante en la Reserva Mariña de Lira.

 

Los individuos tienen de seis a ocho meses de vida y cuentan con un tamaño de entre cuatro e seis centímetros. Con esta iniciativa, que se enmarca en el Plan de Repoblamiento de Especies Marinas en el Litoral Gallego puesto en marcha por el departamento que dirige Carmen Gallego en 2005, son un total de 4.100 unidades de bogavante que vienen siendo liberadas en aguas carnotenses, las que se suman a los 25.000 ejemplares de rodaballo soltados en el litoral gallego.

Para llevar a cabo el cultivo de los bogavantes, que después son liberados, se recolecto en el medio natural hembras ovadas que se mezclaron con otras que fueron fecundadas en las instalaciones de Igafa. Las larvas nacieron en los meses de enero y febrero de este año y su preengorde se realizo en una batea, hasta que alcanzaron la talla ideal para ser liberadas en el mar.


Posteriormente, los ejemplares fueron marcados con una etiqueta magnética y codificada de acuerdo con los milímetros de tamaño, que se introduce en su interior y que da una señal positiva al paso por un detector de metales. Una vez marcados, los bogavantes ya están preparados para poder ser liberados.

Los técnicos de Igafa se encargaran ahora de hacer un seguimiento exhaustivo  de los ejemplares liberados en el medio natural mediante a realización de muestreos periódicos. Abra que esperar un par de años para tener resultados definitivos del proyecto. La meta es llegar a liberar 10 000 ejemplares de bogavante, según se establece en el Plan de Repoblamiento de la Consellería de Pesca.

Fuente: Xornal