SANTO DOMINGO (Clave Digital). Investigadores del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales lograron validar la tecnología de producir alevines de la especie acuícola Colossoma sp., mediante el procedimiento de inducción hormonal de reproductores. Producto de la validación de esta tecnología se han producido unos 30,000 alevines de Colossoma en la Estación Experimental Acuícola Santiago del IDIAF para ser suministrados a los piscicultores nacionales.

 

El Colossoma es un pez de origen amazónico introducido en la República Dominicana en la década de los 90"s para ser utilizado en explotaciones acuícolas.

El cultivo de Colossoma es importante para la acuicultura dominicana por la calidad de su carne, la rusticidad y facilidad de manejo de la especie, su alto índice de transformación, velocidad de crecimiento y simplicidad en cuanto a necesidades de alimentación.

Esta especie no compite con otras especies, lo que la hace ideal para el pequeño y mediano productor dominicano. Sin embargo, su reproducción en cautiverio es casi imposible, limitando su reproducción comercial.

La demanda de Colossoma es cada vez más alta por la bondad y calidad de su carne. Por años se había trabajado en algunos países de América Latina, como Brasil, Venezuela, Colombia y Perú, en el cultivo extensivo y semi intensivo y en la búsqueda de mecanismos de reproducción más efectivos y eficientes en las especies Colossoma macropomum; C. mitrei; C. brachypomum, comúnmente conocidas como Tambaqui, pacu, cachama, paco y gamitana en Brasil, Venezuela y Perú, respectivamente.  

Los alevines y semillas de estas especies eran capturados en los ríos de la amazonia. La reproducción de estos peces no es posible en cautiverio. La explotación comercial debía estar sujeta a la disponibilidad de alevines provenientes casi exclusivamente de la naturaleza, constituyéndose en un obstáculo para su desarrollo comercial.

En la República Dominicana sólo existen algunos ejemplares muy adultos en cautividad, no disponiendo los productores locales de abastecimiento de alevines de esta especie, salvo a través de importación de otros países, lo que ha limitado el desarrollo de su reproducción local hasta hacerla casi desaparecer.

De acuerdo  con la Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Colossoma  es un pez migratorio, en condiciones naturales. En cautiverio, bloquea su sistema endocrino inhibiendo la ovoposición o desove.

Mediante un manejo técnico adecuado, el Colossoma puede desarrollar sus productos gonadales, es decir: óvulos o espermatozoides para completar el proceso de fertilización. Para esto requiere el suministro de dosis hormonales adecuadas.

Los factores ambientales son determinantes en el comportamiento sexual del Colossoma: los cambios en pluviometría, fotoperíodo, temperatura, oxígeno disuelto, corriente, conductividad, dureza del agua, etc., son inicialmente detectados por el sistema nervioso del pez.

Esta información de tipo nervioso, es recogida por el hipotálamo que segrega y pone en circulación un tipo de hormonas llamadas liberadoras de gonadotropina, estas excitan directamente a la glándula hipófisis que segrega las hormonas gonadotrópicas, las cuales actúan sobre las gónadas encargadas de producir finalmente las hormonas esteroides o sexuales, que conducirán a la maduración gonadal total y finalmente al desove, donde juegan un papel principal las prostaglandinas.

Brasil se convirtió en el primer país en lograr la reproducción artificial o inducida de Colossoma,  con aplicaciones de glándulas pitituaria-hipófisis, y una serie de hormonas estimulantes como conceptal, primogonil, anteron, gonadotropina coriónica humana (G.C.H.), etc.

De acuerdo con la FAO, el uso de las hormonas como herramienta para mejorar la calidad y rentabilidad de las actividades de acuicultura tiene un potencial muy amplio. Este potencial está siendo explotado y el potencial económico apenas se está vislumbrando.

La reproducción de alevines de Colossoma mediante inducción hormonal de reproductores es una actividad dentro del proyecto de Diversificación de Especies para la Acuicultura Dominicana que ejecuta el IDIAF y coordina el investigador Ing. Patricio Mena.

Fuente: http://www.clavedigital.com