VANCOUVER.- Dieciocho prominentes científicos e investigadores informaron que no hay duda de que los piojos de mar provenientes de los criaderos de peces son letales para el salmón silvestre, no existe evidencia de lo contrario y se requiere de medidas de protección.

 

Los científicos, desde David Suzuki a National Geographic Society, escribieron una carta abierta al Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper y al Premier de British Columbia, Gordon Campbell, indicando que el futuro de los juveniles de salmón silvestre esta en riesgo.

En la carta abierta, los científicos, solicitan la inmediata instalación de barreras entre los salmones silvestres y los de crianza. En donde el salmón de crianza y el silvestre se mezclan, como es el caso en los alrededores del Archipiélago Broughton, a largo plazo las poblaciones de salmón silvestre disminuyen inevitablemente, indicaron los científicos.

Las instalación de sistemas de crianza cerrados serán caros, pero los canadienses deben decidir si los beneficios de la acuicultura pesan mas que la amenaza al salmón silvestre y a los ecosistemas y a las economías que dependen de poblaciones saludable, agregaron.

Fuente: The Associated Press