GERAL.- Dos tercios de todo el pescado que había a inicios del siglo XX en los mares, ríos y lagos del mundo, ya fueron consumidos y la naturaleza no consigue atender el ritmo de consumo de la humanidad, esto basta para justificar que la crianza de peces es una de las actividades con mayor crecimiento en el mundo.

 

La Universidad de Kagoshima en Japón, esta estudiando la crianza comercial de pirarucu o paiche, Holanda viene haciendo los mismo desde hace varios años, además otros países entraran en la carrera de transformar en producto comercial a gran escala del mayor pez de la Amazonia, por si no nos apresurarnos en desarrollar la crianza y productos para conquistar el mercado, alguien lo hará.

La advertencia fue realizada por Eduardo Ono, ingeniero agrónomo de la Universidad de Sao Paulo (SP), maestro en acuicultura en la Universidad de Auburn en Estados Unidos y vive-presidente de la Comissão Nacional de Piscicultura da Confederação Nacional da Agricultura (CNA).

Ono estuvo visitando a los piscicultores de Panorama en Rio Branco y de Pólo Agroflorestal Dom Moacir en Bujari, como consultor del Projeto Estruturante do Pirarucu que viene siendo desarrollado por el Serviç Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas Empresas (Sebrae-Nacional).

Esfuerzo concentrado

El proyecto se esta desarrollando en los estados de Acre, Rondônia, Amazonas, Amapá, Roraima e Tocantins. En cada una de ellas se están estableciendo de una a tres estaciones de investigación y desarrollo comercial que servirá como unidades de demostración y de ofrecimiento de soporte técnico de los futuros criadores de pirarucu. Los alevinos vienen siendo producidos en una piscigranja de Pimienta Bueno, en Rodônia.

El proyecto prevé la distribución de alevinos de pirarucu para todos los que se interesen, el proyecto tiene un tiempo de duración prevista de tres años, y va a concentrar su trabajo en la observación de tres ciclos de engorde de los animales.

El trabajo se inicia con la estaciones recibiendo 300 alevinos, con una edad de cuatro meses y con una talla de 20 a 25 cm longitud. Estos serán divididos en grupos que serán alimentados con varias formulas de ración balanceada, además de alimentos alternativos como pastos y soya.

Los alevinos también serán distribuidos en lagos, jaulas y estanques para probar su comportamiento, determinar las ventajas y desventajas, y las adaptaciones necesarias para la cría en estos ambientes. “Tenemos a nuestro favor de que el pirarucu es un pez amazónico y estamos trabajando en la Amazonia, además de criarlos a escala diferentes, en regiones con diferentes condiciones ambientales” indico Ono.

Hasta ahora los primeros resultados son alentadores. Un juvenil llega al final de su primer año de engorde (año y medio de vida) con 14 kg, en Rio Branco un piscicultor consiguió 22 kg, sin embargo no se conoce cuanto de ración se le dio y cuantos peces se comió para engordar tanto.

El mundo quiere pescado

De acuerdo con Ono, el consumo legal es de por lo menos 2 000 t de carne de pirarucu al año.

Fuente: Rondon Noticias