La ONG lanza diversas acciones por las que propone estudios, acciones y recomendaciones para fomentar la actividad del cultivo controlado y la cosecha de plantas y animales acuáticos, para lagunas y ríos de zonas castigadas de la Región Pampeana Argentina, con el ánimo de ayudar a productores, regiones y municipios, en la diversificación de sus actividades, el desarrollo económico y social, y el alivio del medioambiente.

 

¿Acuicultura? esta disciplina, que poco tiene que ver con la pesca, tiene en común con ella sus frutos: los peces, mariscos, etc. Es más, la Acuicultura involucra como explotación el cultivo controlado y la cosecha de plantas y animales acuáticos. Cuando a nivel mundial la población se extiende a niveles geométricos, contando en la actualidad con 6.600 millones de personas, el desarrollo sustentable y la alimentación de la humanidad es una cuestión crucial. Tan importante se ha vuelto este sector, que se vislumbra que para el año 2010, la Acuicultura igualará aproximadamente a la Pesca, calculándose la producción en 53 millones de toneladas, según estimaciones de la FAO, siendo China el paradigma del momento, con cerca del 70% de la producción de este sector.

La Fundación NUESTROMAR, difunde su nueva agenda de acciones de asesoramiento y divulgación de la Acuicultura, para orientar a Asociaciones de Productores, Entes Gubernamentales, y ONGs, en el desarrollo de cultivos acuícolas, organizando redes para el desarrollo.

En primer lugar, los proyectos de Acuicultura no pretenden reemplazar a los usos que actualmente puedan hacerse de las lagunas, ya sea tanto de pesca comercial como deportiva. Tampoco se pretende reemplazar ni desplazar al las actividades agrícola ganaderas de la región. La Acuicultura puede coexistir perfectamente con las actividades tradicionales de la región y complementarlas mediante la explotación de tierras hoy inutilizables e inundados. Esto se lograría mediante la introducción de un nuevo rubro de producción en terrenos anegados con problemas de drenaje. Esta debilidad para la agricultura o ganadería puede convertirse en una ventaja para la Acuicultura.

Vale mencionar que la Acuicultura es el sector de producción animal a nivel mundial que ha crecido a mayor ritmo en los últimos años. En comparación con nuestros vecinos de Chile y Brasil los cuales ya están mucho más avanzados, la Acuicultura está comenzando a desarrollarse en Argentina con una producción anual del orden de las 2.500 toneladas, según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganaderia, Pesca y Acuicultura de la Nación. Este escaso desarrollo contrasta con las posibilidades que brindan la abundancia y calidad de nuestras aguas y la variedad de climas que ofrece nuestro territorio. En particular, en lagunas, ríos, canales, y arroyos ofrecen un importante potencial para la actividad acuícola, escasamente explotado, el cual puede ser ampliamente apoyado a nivel municipal y provincial, para generar mejoras productivas y sociales en esta región.

La región pampeana presenta cualidades únicas. Ésta dilatada llanura limita al Norte con la región mesopotámica y la llanura chaqueña, por el Oeste con las sierras pampeanas y la región de Cuyo y por el Sur con la Patagonia extrandina; el océano Atlántico y el río de la Plata forman su límite oriental. El clima templado pampeano o húmedo, con lluvias suficientes, sufre la acción de los vientos Pampero, Sudestada y Norte.

El objetivo de estas medidas es el aprovechamiento marginal de zonas no aptas para el cultivo o la ganadería mediante el establecimiento de granjas acuícolas en la zona pampeana, logrando gérmenes de acciones conjuntas de productores, asociativismo, y desarrollo económico y social. Esta actividad, en el estado actual de la región, es sumamente adaptable a iniciativas asociativas y cooperativas. La unión de productores mediante alguna forma de asociación facilitará en sobremanera la solución de varios de los problemas que pueden presentarse.

En efecto, ya no es rentable ni siquiera autosuficiente una producción dispersa, a pequeña escala, solo puede ser rentable, con los datos de la realidad, una producción conjunta sobre superficies mayores, de ser posible concentradas, con mayor tecnología, lo que posibilitaría también, mejores condiciones de comercialización.

El Municipio más próximo y la Provincia no pueden estar ausentes en este desafío y ha de procurar generar condiciones propicias para esta cooperación. Las Universidades, Cámaras, Sociedades Rurales, pueden sumar su aporte con estudios de campo y pasantías especificas, participando de la gestión de estos proyectos con claros objetivos y metodologías para asegurar la viabilidad legal, de gestión, técnica, económica, financiera y medioambiental.

Los potenciales acuicultores deberán estar en capacidad de evaluar  la capacidad que tengan para el manejo de un cultivo acuático y su producción, los mercados a los cuales podrían acceder, cuales son las necesidades de recursos como tierras, agua, capital y mano de obra, cuáles son los costos estimados, qué capacidad financiera se requiere, y por supuesto, cuáles son los beneficios estimados y el riesgo de los emprendimientos.

Para ello es necesario elaborar un proyecto de factibilidad técnica y económica, que brinde al productor las herramientas necesarias para tomar las decisiones correctas. El proyecto es también una carta de presentación para la gestión de subsidios, exenciones, asesoramiento técnico y para todo otro apoyo que se necesite. A su vez, la capacitación de todos los sectores involucrados, tanto en aspectos técnicos y comerciales, como asociativos, es un punto esencial para lograr el éxito de estos proyectos.

El acceso al capital supone un obstáculo para el fomento de la Acuicultura en el mundo en desarrollo. Según la FAO, salvo escasas excepciones, el mercado del capital en América Latina, en Asia, y en el África subsahariana y Europa oriental está poco desarrollado y es de difícil acceso. Por ello, las posibilidades en estas regiones de desarrollar o implementar nuevas tecnologías son muy limitadas. El recurso a la inversión, que es esencial, está restringido. Aunque es de prever que este problema continúe presente, hay lugar para el optimismo. Siempre y cuando las medidas de gobierno sea adecuadas y se apliquen políticas que favorezcan la inversión, la creciente facilidad para canalizar capital podría permitir que los sistemas de cultivo con uso intensivo de capital se expandieran también en los países en desarrollo.

Es por todas estas consideraciones que la Fundación NUESTROMAR cree que la Acuicultura, puede ser una excelente opción para el desarrollo sustentable en la región pampeana, favoreciendo emprendimientos asociativos, e involucrando a los actores gubernamentales y ONGs.

Para más información y poder brindarles orientación para difundir la Acuicultura en su región, comunicarse con el Dr. Martín Toledano, al Tel: (11) 4788-6028, o al email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

Fuente: Fundación Nuestro Mar