Por: R. Lema
(El Ideal Gallego). Los ecologistas habían solicitado a la empresa una visita para inspeccionar el tratamiento de los residuos, los análisis de entrada y salida de agua, y los sistemas empleados en la cría y engorde de rodaballo.

 

Tras esta jornada, PX cree que la afectación de esta planta en la zona es mínima y valora el alto grado de control ambiental de la misma, verificado por el certificado ISO 14.000.

Miembros de PX fueron atendidos por el director de Calidad y Medio Ambiente de la empresa, Emilio Ferro, y por el director comercial, Enrique Corrales, en una minuciosa inspección de las líneas de clasificación, limpieza y engorde de rodaballo y sobre la comprobación del riguroso control de posibles residuos de la piscifactoría.

Acceso sin restricciones > PX agradeció a la dirección de Prodemar la posibilidad de ver la planta, con acceso total y sin restricciones a todos sus sistemas, la revisión de los análisis de las evacuaciones y las explicaciones detalladas de los encargados de la misma.

Los miembros de PX se mostraron satisfechos por las comprobaciones realizadas, que para el grupo demuestran una alta capacidad de control medioambiental de la planta y la supervisión de sus métodos por rigurosos laboratorios, la administración pública y las empresas receptoras de sus productos.

PX comprobó los niveles de sólidos en suspensión con cifras muy bajas de diferencia entre el agua de entrada a la planta y la que sale tras el uso en los tanques, y que prácticamente eran iguales los niveles de nitritos, fosfatos, cobre, plomo, zinc, aluminio u otro compuestos.

Se comprobó el protocolo de limpieza de tanques, el plan de emergencia medioambiental y los sistemas de tratamiento de desechos de la planta, así como el cumplimiento del protocolo para obtener el certificado ISO 14.000.

Fuente: http://www.elidealgallego.com