Por: Yenifer Bolívar
(La Prensa). El último informe de la Contraloría General de la República deja ver cómo el sector pesquero se sigue debilitando, y las proyecciones a futuro no son muy alentadoras, ya que el costo de los insumos y del combustible no parecen ceder.

 

Roberto Chamorro, gerente general de la Camaronera de Coclé S.A., asegura que los ingredientes de la materia prima para los alimentos balanceados que se usan para los camarones se han incrementado y superan el 51% del costo de producción, "impactando, incluso, mucho más que el combustible".

Chamorro dice que actualmente se está ensayando sustituir la harina de pescado por otro producto, "pero es un proceso largo de investigación".

"Las sustituciones de la harina de pescado, que serían la harina de maíz y de trigo, las están utilizando para producir biocombustibles y eso nos está afectando mucho", explicó el empresario.

Chamorro cuestionó que el Estado no apoye al sector en materia de investigación.

Por su parte, el presidente de la Autoridad de Recursos Acuáticos (ARAP), Reinaldo Pérez Guardia, asegura que se están tomando todas las medidas para recuperar al sector, pero reconoció que "será un proceso a largo plazo".

Indicó que en los próximos meses los laboratorios de la entidad entrarán en una fase de producción de semillas a gran escala para apoyar la producción.

El funcionario reconoció que la pesca ha disminuido y advirtió que aunque en el último semestre se tomen medidas, "será hasta el próximo año cuando se comiencen a notar los esfuerzos".

En Panamá hay más de 4 mil pescadores, entre los artesanales y los llamados "de botes".

Fuente: http://www.prensa.com