El cultivo de concha de abanico es una actividad que viene teniendo un gran auge en la costa central y norte del Perú; en los últimos años se ha observado un crecimiento importante de las áreas de cultivo de esta especie, principalmente alentado por la demanda existente y por los precios que llega ha alcanzar en el mercado internacional.

 

Esto ha conllevado que a finales del año pasado y a inicios de este año, muchos pescadores artesanales en la bahía de Samanco (Ancash) invadan áreas de la bahía para colocar sus corrales con el objetivo de cultivar concha de abanico. Esto ha generado una serie de conflictos entre los diferentes usuarios de la bahía (maricultores, pescadores artesanales) debido a que muchos de estos corrales se han ubicado sobre el banco natural de concha de abanico. Asimismo, se ha incrementado la presión sobre el recurso ya que los pescadores extraen las conchas pequeñas para ubicarlas en sus corrales, sobreexplotando el recurso.

Llama poderosamente la atención la ineficiencia y pasividad de las autoridades locales (Direpro y Capitanía) para prevenir o en su defecto desalojar, una vez que se suscitaron los hechos, a los que invadieron áreas de mar para la crianza de concha de abanico. En Chimbote era un secreto a voces que las invasiones se venían dando y que las autoridades no hacían nada para prevenir este hecho, esto se constituyó en un mal precedente, dado que había gremios de pescadores artesanales que venían cumpliendo con la normativa vigente para lograr autorizaciones que les permitan implementar áreas de poblamiento y repoblamiento de concha de abanico.

En las próximas semanas se cumple el plazo otorgado por la Capitanía del Puerto de Chimbote, para que los invasores desalojen las áreas que vienen ocupando ilegalmente, y que ha generado una serie de conflictos en la bahía de Samanco. Estamos de acuerdo con el desalojo, pues de no cumplirse se generaría un mal precedente que podría ser imitado por otros pescadores en otras zonas de la bahía; no obstante, creemos que este desalojo debe planificarse adecuadamente y otorgar a los pescadores invasores las facilidades para que desalojen las áreas invadidas.

De no tomarse las medidas necesarias, el desalojo puede degenerar en una serie de enfrentamientos entre la autoridad y los invasores; lo prudencial sería empadronar a los pescadores artesanales para determinar la magnitud del problema y cuales son realmente pescadores; además a los pescadores artesanales que se encuentran debidamente organizados se debe brindarles todas las facilidades para que accedan a áreas de poblamiento y repoblamiento de concha de abanico dentro del marco legal vigente.  

Es responsabilidad de las autoridades el de impulsar políticas para que los pescadores artesanales puedan acceder a las áreas de poblamiento y repoblamiento; no obstante, a pesar de lo que la norma indica, muchas veces los principales obstáculos que deben superar los pescadores son las mismas autoridades.

Por otro lado, la Direpro y Capitanía del Puerto de Chimbote deberían hacer los esfuerzos por identificar y sancionar a los funcionarios públicos, que por su inacción han generado todo este problema social. Asimismo, se debe definir de un Plan de Gestión para la bahía de Samanco, la actividad del cultivo de concha de abanico no puede seguir creciendo de una forma desordenada o vamos a esperar que la naturaleza o el mercado nos pasen la factura.