COQUIMBO (Boletín UCN).- La necesidad de redefinir los usos preferentes del borde costero, para potenciar el desarrollo acuícola y responder así a las crecientes demandas de alimento proveniente de la acuicultura, fue una de las conclusiones de los expertos invitados al Primer Congreso Nacional de Acuicultura, desarrollado en nuestra Sede (12-14 sept.), bajo la organización del Departamento de Acuicultura.

 

El encuentro contó con la participación de Ricardo Norambuena, Jefe del Departamento de Acuicultura de la Subsecretaría de Pesca, quien, junto con reconocer la “casi nula tasa de crecimiento de los desembarques desde la pesca de captura y, por otro lado, el crecimiento sostenido de la producción generada por la acuicultura”, destacó las importantes ventajas ambientales que presenta nuestro país para el desarrollo de cultivos de peces, moluscos, crustáceos y algas.

En un ámbito más local, Ivonne Etchepare, Gerente de APOOCH, señaló como una de las tareas para mejorar la producción acuícola la necesidad de elevar las capacidades analíticas regionales en este ámbito, valorando en este contexto la implementación del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Algología Aplicada (CIDTA), adjudicado este año por CORFO a la Universidad Católica del Norte.

Otro aporte al conocimiento y desarrollo del sector acuícola por parte del Departamento de Acuicultura de la UCN fue la realización del segundo curso de "Tecnología de Recirculación de Agua Aplicada al Cultivo de Moluscos" (8-11 de sept.). Entre los expositores, provenientes de Chile, México y EE.UU. se contaba el Dr. Raúl Piedrahita, de la Universidad de California, Davis, quien destacó que la recirculación de agua “es un tema que está tomando más importancia día a día alrededor del mundo porque es una manera de hacer acuicultura que permite un mejor control del sistema, de las condiciones de cultivo (temperatura, salinidad) a las cuales está el animal”, y a un costo muchísimo menor que en un sistema abierto.

Otra ventaja de la recirculación del agua, dijo Piedrahita, es que contribuye a reducir el impacto ambiental en la medida que los desechos producidos dentro del sistema acuícola son más fáciles de tratar. Además posibilita un mejor control de enfermedades, por el mayor aislamiento del medio ambiente, tema incluido dentro del concepto de bioseguridad, que abarca tanto la protección de los animales en cultivo, como el resguardo del medio ambiente de las enfermedades de estos mismos animales cultivados.

Ver más en http://noticias.ucn.cl/sabella/

Para los próximos meses, la UCN ya tiene programadas varias actividades en materia de acuicultura:
1 al 7 de octubre: 7º Curso Interamericano de Cultivo de Peces Marinos http://www.pecesmarinos.net /

12 de noviembre al 7 de diciembre: 5º Curso Internacional Cultivo de Moluscos Comerciales
http://www.acuiculturaucn.cl/Cursos/JICA /

Y también en noviembre, un curso de Ingeniería aplicada a la Acuicultura, que dictará el prof. Joel Barraza en
Puerto Montt, especialmente para empresarios