(Diario de Lanzarote).- Érase una vez un lenguado, un cherne y un salmón que, desde el mostrador de la pescadería en la que estaban expuestos, se peleaban por convencer a los niños de quien era el más rico y saludable. El cuento, que será contado a más de 750 niños al día hasta llegar a los 30.000 alumnos, pretende acercar el consumo de pescado a los más pequeños para intentar que Canarias abandone el vagón de cola en la frecuencia de su ingesta.

De hecho, el 40 por ciento de los hogares canarios consume pescado de dos a tres veces por semana, porcentaje que se reduce al 30 por ciento si hablamos de instituciones en sectores de enseñanza, tercera edad, sanitario y cuarteles militares, como ha reconocido la propia Consejería de Agricultura de Canarias.

Así, la consejera del ramo, Pilar Merino, se ha comprometido a incentivar el consumo de pescado aprovechando una iniciativa europea que llegará a 124 colegios del Archipiélago, a través de un cuento en el que los propios peces intentan convencer a los chiquillos de que los compren porque están muy ricos.

El cuento permite que los niños participen activamente, asumiendo diferentes personalidades de pescado o elementos nutritivos. Durante el desarrollo del cuento siempre de la mano de los pescados, se introducen distintos tipos de comida hechas a base de pescado como hamburguesas, caldo o buñuelos, tal como explica Merino.

Para ello, existen tres grupos de trabajo actuando en paralelo, uno visitando los colegios de Gran Canaria y otro los de Tenerife, mientras que un tercero viajará por el resto de las Islas. Estos equipos están compuestos de mesas, títieres, redes, boyas, el icebox con la degustación preparada para ese día y todos los enseres necesarios para el desarrollo de la actividad, que, en grupos de 40 alumnos, dura unos 45 minutos.

Fuente: http://www.diariodelanzarote.com