En actual mundo competitivo, las empresas deben transformarse continuamente para sobrevivir. Las empresas acuícolas no son la excepción, la adopción de una nueva tecnología de cultivo, alimento, o proceso de transformación del producto, podría ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de un emprendimiento acuícola.

 

La innovación es continuamente asociada a empresas de alta tecnología; no obstante, este concepto se aplica a cualquier emprendimiento humano; en este sentido se deben hacer esfuerzos por adoptar las innovaciones en las empresas acuícolas.

La innovación puede ser definida como la aplicación de nuevas ideas, conceptos, productos, servicios y prácticas con la intención de ser útiles para el incremento de la productividad por hectárea, por unidad de trabajo hombre, o cualquier medida de aquella (Wikipedia).

En muchos países con gran desarrollo en acuicultura, la innovación se ha convertido en una importante herramienta competividad de su industria acuícola; esto les permite optimizar sus procesos productivos, reducir sus costos de producción e identificar y ganar nuevos mercados.

Las empresas acuícolas deben asumir la innovación como una herramienta indispensable para su competitividad, pero principalmente para su sobrevivencia en un mercado cambiante y muy competitivo.