(EFE).- Las autoridades francesas han abierto una investigación administrativa sobre las sospechas de fraude a las que se atribuyen la amplia superación de las cuotas que tenía atribuidas este país para pescar atún rojo.

 

Fuentes gubernamentales confirmaron hoy que la Dirección de Pescas Marítimas y de la Piscicultura se encarga de esta investigación, cuya existencia había sido revelada por la revista profesional 'Le Marin'.

Las sospechas apuntan a que algunos barcos franceses habrían declarado la pesca de atún que en realidad habría sido capturado por otros pesqueros europeos, en particular italianos.

De esta forma, los presuntos defraudadores declararon esa pesca para que pasara dentro de la cuota francesa, y fueron retribuidos por eso.

Consecuencia de ello, según publica hoy el diario 'Midi Libre', Francia superó la cuota de atún rojo que se le había conferido para este año, y que era de 5.593 toneladas, con unas 9.500 toneladas.

Los responsables de las pesquisas van a comparar las declaraciones oficiales de los barcos bajo sospecha con los datos sobre su localización por satélite y aquellos sobre las cantidades de pescado que habían descargado.

La Comisión Europea había anunciado el pasado 26 de noviembre el lanzamiento de un procedimiento contra siete países europeos a los que reprocha haberle informado de forma insuficiente sobre sus capturas: Chipre, España, Francia, Grecia, Italia, Malta y Portugal.

El Ejecutivo comunitario había decidido, una semana antes, cerrar anticipadamente la temporada anual de pesca de atún rojo en el Atlántico Este y el Mediterráneo al considerar que la cuota general de capturas asignada a la flota comunitaria se había superado.