(La Voz de Galicia).- El presidente de Pescanova no quiso valorar el plan sectorial de acuicultura presentado por la Xunta. «Está en fase de alegaciones -comentó- y hay diez mil presentadas, por lo que habrá que esperar a que haya un proyecto definitivo».

 

Pese a su cautela, Fernández de Sousa sí precisó que la exclusión de los terrenos incluidos en la Red Natura, donde la UE permite instalaciones de acuicultura, impedirá crear plantas de más de 3.000 toneladas de producción, «y este es el umbral de viabilidad económica que nosotros hemos calculado para el futuro». «Mucho me temo -añadió- que ese plan solo resolverá parches, pero no atajará el problema de fondo».

Planes de expansión

Durante el 2006, Pescanova facturó 1.133 millones de euros (con 22,6 de beneficios) y comercializó 10.000 toneladas de langostino salvaje y 45.000 de acuicultura. El objetivo a corto plazo es colocar en el mercado 100.000 toneladas de langostino de criadero, otras 100.000 de especies salmónidas, 50.000 de tilapia y cerca de 50.000 de rodaballo y lenguado.

Los últimos movimientos del grupo vigués apuntan a un crecimiento por la vía de las adquisiciones. En los últimos tres años, la firma se hizo con empresas tanto en América como en Europa a un ritmo de una cada seis meses. El próximo objetivo de la multinacional gallega, según su presidente, Fernández de Sousa, es atacar el mercado asiático, que incluirá los países de la India, Tailandia, Indonesia y Vietnam.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es