PUERTO VARAS (Ecoceanos News).-  Criticando a algunos políticos y señalándolos como enemigos de las regiones salmoneras, del empleo, del progreso y de la modernidad; y calificando a los trabajadores salmoneros chilenos de menos productivos que los obreros noruegos, porque el “factor humano” nórdico “sabe y tiene Internet”, el presidente de SalmonChile, Cesar Barros Montero, lanzó un apasionado discurso en la cena anual de esta Industria exportadora. Ocasión además en la que se quejó de la ausencia en esta cita, de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet. La mandataria optó por rechazar la invitación de la patronal aún cuando se encontraba de visita en Región de Los Lagos.

 

El economista agrosalmonero lanzó un extenso pliego de exigencias al Estado afirmando que la industria va a “necesitar algunas cositas”. Y anunció que en el “nanocentécimo de la superficie marítima nacional” que ocupan, lograrán al 2015 duplicar su producción.

En su discurso realizado en un salón de eventos en Puerto Varas el pasado jueves, Barros Montero dijo que la salmonicultura es “la única industria triunfadora realmente nueva que Chile hoy muestra al mundo”.

El empresario afirmó también que “somos más del doble que las exportaciones de vacuno argentino, pero el chileno común y corriente no siente el orgullo de los argentinos hacia sus bifes: Esperamos que muy luego la mayoría de los chilenos quiera tanto al salmón como al vino tinto y a la empanada… ya que ¡No hay potencia alimentaria sin salmones!”.

AUSENCIA PRESIDENCIAL
La cena Anual de la patronal SalmonChile se realiza en momentos en que se conocieron las actas de los grandes industriales agrupados en la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) que criticaban el liderazgo de la Presidenta Bachelet.

Barros Montero, es uno de los consejeros de la Sofofa, al representar a SalmonChile en esta influyente organización empresarial. En la cena anual afirmó que “queríamos compartir esta nueva mirada con la Presidenta, quien hasta ayer nos había confirmado su presencia. Por razones que desconocemos, no está hoy con nosotros. Creemos que esta era una gran oportunidad para que ella escuchara de nuestra industria y de esta nueva mirada”, dijo Barros ante unos 500 invitados.

Sin embargo en la cita estuvieron presentes, además de las autoridades regionales y legisladores, el Ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitrán, el Subsecretario de Pesca, Jorge Chocair, la subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, el Subsecretario del Trabajo, Zarko Luksic, y la directora del Servicio Nacional de Pesca, Inés Montalva.

NECESITAMOS “ALGUNAS COSITAS”
Las 77 empresas nacionales y multinacionales asociadas a SalmonChile, utilizan esta cena regularmente para entregar su pliego de exigencias al Estado. El Directorio de esta patronal esta compuesto por el presidente de SalmonChile, que en esta ocasión no es un empresario salmonero; por representantes de 3 multinacionales –PescaNova de España y Mainstream y Marine Harvest de Noruega-, y por 1 empresario de capitales chienos, Víctor Hugo Puchi, de AquaChile.

Respaldado por esta organización Cesar Barros se lanzó en picada con su pliego de peticiones para duplicar su producción, “duplicar nuestro apego al crecimiento sustentable; duplicar la convivencia con los otros sectores productivos y duplicar nuestro compromiso con el medioambiente y con nuestras comunidades para que todos compartan el progreso”.

“Para lograr todo esto vamos a necesitar algunas cositas”, dijo Barros. “Desde el punto de vista regulatorio necesitamos zonificar el borde costero, adecuar el uso de puertos a la realidad de la industria, unificar el manejo sanitario, agilizar vacunas y homologar las certificaciones nacionales e internacionales”

Desde el punto institucional el presidente de SalmonChile exigió crear una subsecretaría de acuicultura; entregar a Sernapesca los actuales poderes del Servicio Agrícola y Ganadero; y solicitó mayores recursos para las instituciones reguladoras

En infraestructura los salmoneros pidieron un crecimiento y mayor conectividad de Chiloé; el poblamiento de zonas de expansión acuícola. Conectar a la XI región entre sí y con el resto del país.

Y en el tema de certificaciones, la industria pretende que su cuestionado sistema de autocertificación empresarial SIGES tenga reconocimiento internacional.

“NINGUNA NEGOCIACION SUBIRÁ LOS SALARIOS”
Para referirse a los cuestionados estándares laborales que mantienen altos índices de infraccionalidad laboral, 50 trabajadores muertos desde febrero de 2005 y una seguidilla de persecución a las organizaciones de trabajadores, Barros uso una pregunta que le formulan las ONGs.

“Necesitaremos un fuerte cambio en la productividad de nuestra mano de obra, de nuestro factor humano. Una ONG preguntaba por qué exportando más o menos lo mismo, a los mismos mercados, los trabajadores noruegos ganaban tanto más que los chilenos”.

Ante esto, el representante de Salmonchile se autorespondía que “Noruega es rico, porque su factor humano es mucho más productivo. Porque sabe y tiene Internet. Porque tiene una educación excelente. Por eso produce 17 veces más que un trabajador chileno”.

“No es porque sus sindicatos sean más combativos. Ni porque sus empresarios tengan la mano más abierta. Ninguna estrategia sindical o negociadora va a subir los sueldos… ¡17 veces!”, advirtió el presidente de la patronal salmonera a los sindicatos.

Luego de está dura advertencia Barros propuso que en menos de 15 años podría mejorar los salarios, pero con “productividad, que es innovación, tecnología, disciplina y formación profesional”. Eso si lo puede lograr dijo el economista.

46% SIN ENSEÑANZA SECUNDARIA
Siguiendo con su visión de disciplinar y formar profesionalmente a los habitantes de las comunas salmoneras, el discurso del vocero de los empresarios del salmón, se quejó que el “46,1% no haya concluido ni siquiera la enseñanza media”.

En esta realidad, no hay “ni justicia, ni ética, ni moral alguna”, afirmó Barros.

“Aunque pertenezcamos al mundo privado esto nos golpea y nos afecta. Nuestras comunidades esperan más de nosotros…es aquí… y en muchos otros temas, donde la interacción público privada tiene que encarnarse”.

“Los chilenos no somos tontos, y por eso nos sacrificamos para poner a nuestros niños en los mejores colegios y liceos que podamos. Y luchamos para que sean profesionales y técnicos”, dijo Barros a los empresarios.

LOS “OFERTONES” DE BITRAN
El petitorio de Cesar Barros tuvo de inmediato eco en el Ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitran, quien “fue ovacionado cuando anunció los planes para conectividad entre los Lagos y Aisén, que favorecen el desarrollo de esta industria”, informó el diario El Mercurio.

Y es que el Secretario de Estado prometió una inversión con fondos públicos de US$ 250 millones en tres años en las zonas de expansión del cluster salmonero, al tiempo que afirmó que el Estado se ha ido quedando atrás (déficit de infraestructura). Por primera vez se sinceran públicamente los objetivos e intereses que hay detrás del proyecto de conectividad en el sur de Chile.

El Ministro Bitran detalló las próximas licitaciones para construcción de rampas, muelles y terminales portuarios. Lo más relevante para los objetivos de la industria es mejorar la conectividad entre Puerto Montt al sur, considerando Chiloé, Chaitén y Puerto Chacabuco. Bitran también anunció que pronto se responderá a la necesidad de la industria de contar con un mejor servicio de conexión a Internet en Chiloé y Chaitén.

La autoridad destacó que la industria salmonera es uno de los ocho cluster de un universo de 80 sectores productivos identificados en el país por un informe de Boston Consulting Group, para que se coordinen políticas públicas que permitan enfocar la acción estatal.

“ATAQUES POLÍTICOS”
En su intervención, Cerrar Barros también hizo una férrea defensa de esta actividad, fuertemente cuestionada a nivel nacional e internacional por sus bajos estándares ambientales, sanitarios y laborales. Los “ataques” provienen –según Barros- de "algunos políticos mal informados que creen que con ello ganan votos".

Este año para la industria del cultivo del salmón en Chile ha estado marcado por episodios que han reafirmado este irresponsable comportamiento. Como resultado del mal manejo sanitario, se cuenta el aumento de el piojo de mar (Caligus rogercresseyi) y el brote de la enfermedad Anemia Infecciosa de Salmones (ISA). Este último episodio ha obligado a las compañías acuicolas nacionales y multinacionales afectadas a eliminar el 90 por ciento de estas especies exóticas de los centros de cultivo de Chiloé.

Es más, la Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE), alertó a la comunidad global, de la aparición del brote e informó que ya más de 1 millón de salmones han sido eliminados como una de las varias medidas para combatir esta enfermedad.

La utilización en los procesos productivos de sustancias prohibidas tanto en Chile, como en los mercados internacionales, también ha estado en el tapete. El hecho más reciente, se registró el 14 de septiembre cuando las autoridades sanitarias de Taiwán detectaron 523 kg de salmón proveniente de Chile contaminados con residuos de leuco verde malaquita.

En el encuentro en Puerto Varas, Cesar Barros admitió que la industria del salmón necesita más investigación y desarrollo para enfrentar temas como el sanitario. Cuestión que ha sido reconocido por los anteriores directivos de SalmonChile, pero sin registrar cambios sustanciales en la materia.

La inversión en estas áreas también proviene principalmente de las arcas fiscales.