La crianza de tilapia es fácil y barata. Esta especie se adapta bien a agua dulce y de mar, además de crecer rápidamente. A diferencia de la mayoría de los salmoniformes (salmón, trucha, perca y besugo) en la acuicultura, para los cuales la harina y aceite de pescado se constituye en una parte esencial de su dieta, la tilapia es una especie de bajo nivel trófico y se alimenta de algas, plancton o pequeños animales. En un sistema de producción extensiva o semi-extensiva, la tilapia se alimenta principalmente de desechos vegetales (arroz, algodón, etc).

 

La producción de tilapia contribuye al desarrollo sustentable sin dañar a los recursos marinos. Este es uno de los argumentos para apoyar la investigación de la secuencia completa del genoma de la tilapia. En adición, este es una de las dos especies de interés para la acuicultura, que viene siendo estudiada en muchos otros laboratorios.

Determinación del sexo al servicio de la acuicultura
Este pez modelo pertenece a la orden percomorphs, que incluye muchas especies francesas y europeas, como la perca, bream y pargo. Estos peces requieren de bastante tiempo para alcanzar la madurez sexual, por lo cual su estudio genético no es fácil. Así la tilapia tiene un corto intervalo entre cada generación, y puede ser usado como un modelo de estudio para mejorar los percomorphs. Este es el principal grupo usado para estudiar el fenómeno de evolución (nacimiento de nuevas especies).

De los 10 laboratorios envueltos en el proyecto de secuenciación del genoma de tilapia, CIRAD y la Universidad de Stirling, están particularmente interesados en los beneficios que el proyecto puede representar para la acuicultura. Ellos están investigando los genes que enlazan a las características de interés, como son el crecimiento, rusticidad, proporción macho a hembras, etc.

Los productores de tilapia están solicitando el desarrollo de investigación para la selección de tilapias machos, los cuales crecen mucho más rápido que las hembras. CIRAD a través de su unidad de acuicultura y gestión de recursos acuáticos esta desarrollando programas de investigación con la finalidad de encontrar al uso de hormonas, para producir poblaciones de un solo sexo. La investigación en genética y el uso de las condiciones de crianza podría proveer las soluciones al peligro de las hormonas para el alimento, la salud humana y la preservación de la biodiversidad.

“La temperatura elevada del agua puede influenciar en el sexo de los alevinos, así seleccionamos genéticamente los padres con la esperanza de que los descendientes tengan estas características” explicó Jean-François Baroiller, un científico del CIRAD. Los marcadores genéticos para la sensibilidad termal son usados para optimizar esta clase de selección y también para estudiar los individuos de interés dentro de la diversidad natural de tilapias. Un enfoque similar se viene implementando para desarrollar tilapias resistentes a altas variaciones en la salinidad del agua, con la finalidad de satisfacer la demanda de muchos países productores.

Fuente: Innovations Report