Por: Araceli Sánchez
GUAMÚCHIL (Debate).- La mortandad del camarón por diversas enfermedades puede ser una causa de los bajos rendimientos en la temporada actual.

 

Ante esto, proponen monitorear de manera constante el crecimiento del crustáceo en la Bahía Santa María y en altamar, para detectar parásitos o bacterias que afectan el desarrollo de la especie.

David Sánchez Gutiérrez, biólogo y oficial técnico de la Junta Local de Sanidad Acuícola, manifestó que se tienen identificados los puntos de arribación y es importante sacar un diagnóstico periódico de la sanidad del camarón.

Dirigentes cooperativistas del campo pesquero Playa Colorada se mostraron a favor de la propuesta, e incluso dijeron que ya se ha planteado a la Federación de Cooperativas Pesqueras de la zona centro.

En la temporada camaronera actual se han registrado capturas muy bajas, y algunos pescadores han responsabilizado al impacto causado por las granjas, pero poco se ha pensado en otros factores que afectan la supervivencia del crustáceo.

"Está comprobado que la mancha blanca y otras enfermedades virales y unas menores, como los parásitos, se encuentran en el medio natural", comenta David Sánchez Gutiérrez.

Por ello, dijo, es importante darle seguimiento al camarón así como se hace en las granjas acuícolas.

Menciona que en la bahía puede estarse dando una mortandad fuerte del crustáceo, pero no es fácil identificarla, porque antes de morirse se lo comen los depredadores.

Sanidad Acuícola cuenta con un laboratorio, y el biólogo expresa que uniendo esfuerzos con el sector ribereño se puede reforzar para llevar a cabo el monitoreo del crecimiento del camarón en la bahía.

Además de las enfermedades se pueden revisar otros factores como la baja de oxígeno, entre otros que afectan a la especie.
Dirigentes de la Cooperativa Río Évora, en Playa Colorada, no descartan la posibilidad de que algunas enfermedades estén matando el camarón.

Ya se ha hecho el llamado a la Federación de Cooperativas Pesqueras de la zona centro para que se haga un estudio en la Bahía Santa María, por los cambios tan drásticos en la producción, señala Agustín Jaime Salazar de la Cerda.

El presidente de la cooperativa indica que se debe fomentar una cultura para el cuidado de la bahía.

Asimismo, Juan Manuel Montoya Leyva considera que sería bueno se realizara el monitoreo del crecimiento del camarón, "porque no sabemos a ciencia cierta si se muere o no, o si se va a altamar".

En bahías, esteros y altamar se decreta una veda de seis meses para la reproducción y el crecimiento del camarón, pero no se supervisa, hasta que inician las capturas se topan con resultados poco favorables.

Fuente: http://www.debate.com.mx