(El Mostrador). El senador Camilo Escalona (PS) anunció que en marzo espera terminar la redacción de un proyecto de ley que propondrá un impuesto de aplicación territorial, en casos de alta rentabilidad de la industria salmonera.

 

"Espero que tengamos un espacio mínimo para discutir un impuesto de aplicación territorial en casos de alta rentabilidad, lo que se ha llamado el royalty del salmón”, sostuvo el legislador.

Escalona dijo que “creo debe ser similar al royalty existente en la industria minera”, explicando que pese a que ahí los recursos no son renovables, sostuvo que “el agua también es un recurso que muchos consideran no renovable”.

Sostuvo que existe una relación en la utilización de las aguas, que tiene dos aspectos que la asemejan con la industria minera: “uno, que es subsuelo. La profundidad de las aguas del punto de vista jurídico pertenece a todos los chilenos, por algo hay una concesión. El Estado de Chile no ha cedido en concesión la propiedad de las aguas a las industrias salmoneras, es una concesión la que se hace”.

Explicó que es el mismo tipo de concesión que utiliza una empresa minera para explotar el subsuelo y sacar cobre. “Es una concesión de un bien público del país”.

“En segundo lugar, el uso de las aguas tiene también un sesgo de utilización de un bien que pertenece a todos los chilenos y que sufre un gasto, sufre un costo, al igual que lo sufre el subsuelo en la empresa minera. Por lo tanto en base a esos dos criterios, creo que es perfectamente posible aplicar un impuesto que se base en lo mismo que se hace en el caso del royalty para la industria minera: en las altas rentabilidades”, indicó.

Agregó que “las empresas pequeñas que tengan mínima rentabilidad, no tienen que pagar; las empresas medianas que tengan una mediana rentabilidad, pueden pagar un mínimo, y las empresas grandes que tengan una gran rentabilidad, pagarán”, para lo cual se elaborará una escala que defina los montos.

Sobre el destino de los recursos recaudados, Escalona señaló que “yo soy de la idea que al igual como sucede en el caso del royalty, tiene que ser un destino mixto. En el caso del royalty, el impuesto da un piso a las regiones en que están los yacimientos, y luego un aporte al fondo común para investigación científico técnica. Creo que este caso debiese ser el mismo esquema”. Consultado sobre si este proyecto podría influir en la inversión extranjera, el parlamentario socialista descartó esa posibilidad, al tiempo que recordó que las empresas noruegas y holandesas que operan en Chile pagan altos tributos en sus países de origen.

“Para que tengamos una idea: el nivel de tributación que hay en Europa comparado con el de Chile no tienen comparación. Aquí la verdad es que llegan a un paraíso, así que uno les pida que hagan un mínimo aporte por encima de lo habitual, es la verdad pedir lo mínimo”, afirmó.

Fuente: http://www.elmostrador.cl