MACHALA (Diario La Opinión).- La tala indiscriminada del bosque de manglar continúa en la provincia de El Oro, esta vez la zona afectada es el sitio Chalacal -de la parroquia Barbones del cantón El Guabo- según la denuncia presentada por la Asociación de Pescadores Artesanales “Unidos Venceremos”.

 

Los miembros de dicha asociación de pescadores son los responsables de la custodia del sector desde hace 7 años para su uso sustentable, por lo que presentaron la denuncia ante la Capitanía de Puerto Bolívar y autoridades del Ministerio del Medio Ambiente.

Los pescadores encabezados por su presidente -Luis Torres- pusieron en conocimiento sobre la tala de manglar de aproximadamente 3 hectáreas, causando un daño irreparable para este ecosistema, según mencionaron los denunciantes.
Según la información recabada por los pescadores, los dueños de la camaronera adjunta al área en custodia, ingresaron de forma arbitraria y talaron con retroexcavadora, aparentemente con la finalidad de ampliar un canal; destruyendo el sector donde existe una inversión de alrededor de $20.766 dólares.

Dicha inversión fue producto de la ejecución de dos proyectos de recuperación del cangrejo rojo y azul, dineros entregados por el Estado a través del Ministerio de Inclusión Económica y Social y recursos internacionales canalizados por Fondo Ágil.
Adicionalmente, los socios afirman que existe una amplia inversión hecha por ellos, así como de sus aliados estratégicos como la Universidad Técnica de Machala y la Fundación Ecohumbral; quienes les asisten técnicamente en la gestión de proyectos para mejorar el área y su calidad de vida.

Los afectados exigen a las autoridades que apliquen de manera rigurosa la Ley y se obligue a los taladores a pagar por el daño causado, que según su criterio, es irrecuperable en vista de la destrucción del hábitat de muchas especies y de su medio de subsistencia.

De acuerdo con las versiones de los pescadores, los camaroneros han pretendido amedrentarlos para evitar que los denuncien; además manifestaron su sorpresa al no ser decomisada la maquinaria que se utilizó para la tala, en vista que con anterioridad cangrejeros de la zona denunciaron de lo ocurrido al retén de Bajoalto.

Fuente: http://www.diariopinion.com