El Verde Malaquita es frecuentemente usado como un producto de la medicina veterinaria para los peces ornamentales, y no puede ser aplicado a los peces que están destinados al consumo humano, el principio de cero tolerancia se aplica y la detección de la sustancia es visto como un indicador del uso ilegal.

 

Un proyecto piloto de científicos de la Federal Institute for Risk Assessment (BfR) han demostrado por primera vez que sin tratamiento, los peces silvestres podrían contaminarse con verde malaquita. Ellos examinaron anguilas capturadas en los cuerpos de agua de Berlín, y determinaron que 20 de las 40 muestras poseían residuos de verde malaquita.

Todas las muestras dieron positivo cuando provenían de cuerpos de agua en el cual las aguas de las plantas de tratamiento de aguas servidas vienen siendo descargadas. Para BfR este es un indicio claro de que el verde malaquita debe ser considerado como un contaminante ambiental y que su dispersión se debe a la contaminación de las aguas servidas. Esta situación viene promoviendo las reflexiones si el principio de cero tolerancia puede ser aplicado a los peces silvestres de cuerpos de aguas continentales.

“La exposición al verde malaquita debe ser reducido” dijo el presidente de BfR, Dr. Andreas Hensel. “En el caso de los peces provenientes de la acuicultura, recomendamos que se continúe con la aplicación del principio de cero tolerancia. Debido a que los peces son mantenidos bajo condiciones controladas, la detección de verde malaquita en muestras de esta clase debe ser interpretada como un indicio de un uso ilegal del producto veterinario”.

Fuente: News Food