ROMA.- WWF esta solicitando un cierre inmediato de tres años de la pesca del atún aleta azul del Mediterráneo, después de una estación de pesca sin precedentes ilegal y descontrolada.

 

Los informes oficiales mostraron que la flota pesquera de la Unión Europea (EU) excedió las cuotas de captura en más de 4 000 t. Francia, por ejemplo, duplicó su cuota nacional de pesca, de 5 5593 t en el 2006 a 10 165 t hasta finales de agosto de este año.

Otras naciones que pescan en el Mediterráneo, principalmente Italia y Turquía, son acusadas a través de los medios de estar envueltos en una red de fraude, debido a blanquearon sus capturas de sobrepesca usando documentos de capturas franceses falsos.

¿Que evidencia adicional se necesita para determinar la carencia de gobernabilidad en esta pesquería? expresó Miguel Jorge, Deputy Director of WWF’s Global Marine Programme. “Una moratoria inmediata es necesario para evitar el colapso”.

Un negocio normal

A pesar de la crisis, los comerciantes japoneses (incluida la Mitsubishi Corporation, que consume el 40% de las importaciones de atún aleta azul del Mediterráneo a Japón) se están beneficiando de la mala gestión de la población de peces.

Lo mismos se aplica a las empresas de piscicultura, como Ricardo Fuentes e Hijos, la empresa más grande de crianza de atún en el mundo, el cual domina la industria de la crianza en el Mediterráneo. La mayor parte del atún aleta azul del Mediterráneo comercializado en Japón pasa a través de las granjas de atún.

WWF esta solicitando a la Commission for the Conservation of Atlantic Tunas (ICCAT) imponer un cierre de al menos tres años. La próxima reunión de la ICCAT se realizara del 9 al 18 de noviembre de 2007 en Antalya, Turquía.

Fuente: WWF