La Universidad de Chile en su misión de innovar en el conocimiento de la ciencia está realizando el proyecto,"Desarrollo de una fuente natural eficiente de astaxantina a partir de levaduras", que se adjudicó el programa Innova Chile, perteneciente a Corfo.

  

En los últimos años la industria acuícola chilena ha presentado un acentuado desarrollo, posicionando al país como el segundo productor a nivel mundial. En este contexto, el Centro de Biotecnología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, se ha planteado el desafío de investigar e innovar en el área del manejo y elaboración de alimentos de salmones y truchas, ítem que incide en más de un 50 por ciento de los costos totales de producción.

La iniciativa se materializó en el proyecto Desarrollo de una fuente natural eficiente de astaxantina a partir de levaduras, bajo la dirección del Vicedecano de la Facultad de Ciencias, Doctor Víctor Cifuentes. Esto permitirá reducir los costos de producción de salmónidos y aumentar la competitividad internacional de dicho sector.

La entidad beneficiaria responsable es el Centro de Biotecnología de la Universidad de Chile, participando como entidades asociadas las empresas AquaChile S.A. y Lefersa.

Esta propuesta de innovación se enmarca dentro del Proyecto de Desarrollo Institucional (PDI) de la Casa de Bello, explicó el Doctor Cifuentes, quien forma parte del grupo directivo de este plan de desarrollo estratégico de la niversidad.

“Dentro de los proyectos del PDI hay uno dedicado al fortalecimiento de la investigación aplicada y la transferencia tecnológica. Esta iniciativa calza precisamente dentro de estos parámetros porque es una propuesta de Investigación aplicada y los resultados podrán ser transferidos al sector productivo con un pigmento que se utiliza para dar la coloración a los salmones cuando son criados en cautiverio”, afirmó el Vicedecano de Ciencias.

La innovación que propone este proyecto es desarrollar una fuente natural de pigmento astaxantina proveniente de levaduras para reducir los costos de producción de salmónidos y aumentar la competividad internacional de esta industria.

En el sector salmonicultor, el grado de pigmentación de la carne es un factor preponderante en la determinación del precio del mercado que alcance el salmón en cualquiera de sus formas de presentación.

Esta coloración se debe a la ingestión de una serie de pigmentos carotenoides presentes en la dieta, entre los que destaca la astaxantina. En la naturaleza, estos peces adquieren la astaxantina a partir de crustáceos y algas. Sin embargo, en cultivos intensivos las fuentes naturales de este pigmento se agotan rápidamente debiendo ser suplementadas en la dieta de salmones y truchas.

“Actualmente los productores salmoneros compran este pigmento sintetizado químicamente, en el extranjero. Esto implica una serie de costos de importación, transporte, seguros. Además se compra a un precio excesivamente caro. Disponer de un producto que resulte de esta investigación aplicada significaría contar con un pigmento astaxantina natural. Eso también cautela las posibles restricciones que pudiese haber en el mercado estadounidense por la F.D.A., aplicable a aquellos alimentos que están relacionados con compuestos químicos”, aclaró Víctor Cifuentes.

La administración de pigmentos en la alimentación de los salmónidos representa entre el 20 y 25 por ciento del costo de la dieta, de manera que los productores están interesados en resolver el desafío de lograr una mejor pigmentación al menor costo, sin dejar de atender a las exigencias del mercado internacional, nicho que abordará la Universidad de Chile con esta investigación.

“Las ventajas de este proyecto son enormes considerando que es un producto natural, que va a abaratar los costos de producción, que va a ser producido en Chile y que va a representar mayor oferta de trabajo, tanto en Santiago como en las regiones donde se produce el salmón”, subrayó el director del proyecto.

“Esta demostrado que la astaxantina no sólo es útil en la dieta de animales sino también en la prevención del cáncer, en la protección del estrés foto-oxidativo y también se usa en cosméticos y en la avicultura. Por todo esto se define la astaxatina (carotenoide) como un nutraceútico”, concluyó el Dr. Cifuentes al identificar los beneficios que brindará esta iniciativa.

En términos más específicos, el proyecto del Centro de Biotecnología de la Facultad de Ciencias, desarrollará cepas de X.dendrorhous sobreproductoras de astaxantina, mediante evolución dirigida, utilizando técnicas básicas de mutagénesis.

Además, por medio de técnicas de DNA recombinante y de Genética Parasexual, se realizará un nuevo programa de mejoramiento genético de las cepas sobreproductoras que conducirá a la construcción de nuevas estirpes de la levadura.

Finalmente, mediante Ingeniería Metabólica se desarrollarán cepas productoras de astaxantina de la levadura Saccharomyces cerevisiae, introduciendo en el genoma de esta levadura los genes que controlan la ruta de bilosíntesis de este astaxantina de X.

Este plan se realizará en cuatro etapas que buscan optimizar el trabajo científico tecnológico subyacente a la innovación, asegurando la factibilidad de la misma.

Otra de las cualidades de este trabajo, precisó el Vicedecano de la Facultad de Ciencias, es la oportunidad que brinda para la formación de estudiantes en Ciencia Básica con orientación a la Biotecnología.

Fuente: Radio Universidad de Chile