Robadeo (La Voz de Galicia). El alcalde de Ribadeo, Balbino Pérez Vacas, acusó ayer al colectivo ecologista Adega de mentir cuando señala que no pudo presentar alegaciones al plan sectorial que aprobó la piscifactoría de Acuinor en Rinlo, ya que fue publicado cuando ya había sido concedida la licencia de obra municipal. Por este asunto, el alcalde, el arquitecto y el secretario municipal declararon esta semana en el juzgado.

 

Vacas recordó que el anuncio de la aprobación inicial del plan sectorial de parques de tecnología alimentaria (que ya preveía en Foxo Longo-Rinlo casi 300.000 metros cuadrados destinados a plantas de acuicultura) se publicó en el DOG el 17 de abril de 2005. Entonces, dice el alcalde, Adega pudo presentar las alegaciones que considerase pertinentes. Posteriormente, el 29 de julio de 2005 la comisión de gobierno del Concello de Ribadeo le otorgó la licencia de obra, un día antes de que el plan sectorial de parques de tecnología alimentaria fuese aprobado de forma definitiva por el Consello da Xunta de Galicia.

El alcalde también afirma que el proyecto sectorial de incidencia supramunicipal de Acuinor se sometió por primera vez a información pública en agosto de 2004 y posteriormente en marzo de 2005, períodos en los que Adega pudo alegar.

Reclamaciones

La declaración de impacto ambiental también estuvo a exposición pública y, de hecho, Adega alegó. Es más, las reclamaciones del colectivo ecologista fueron estimadas y tenidas en cuenta, según recuerda el munícipe.

Vacas concluye: «Por lo tanto, existieron todos los trámites administrativos precisos en las diferentes Administraciones para que pudiese tanto Adega como cualquiera otra persona o entidad interesada formular las alegaciones, reclamaciones o recursos que estimasen convenientes, pero en ningún caso pueden efectuarse alegaciones o reclamaciones fuera de los procedimientos correspondientes, en un Estado de Derecho existiendo períodos expresos en las normas».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es