LIMA.- El director científico del Imarpe, Renato Guevara, sostuvo que a consecuencia de “La Niña” hay un descenso de la temperatura del mar y las aguas frías cubren un área mayor. Por ello, muchas especies se dispersan y se alejan de las habituales zonas de pesca, más aún si son migratorias como el jurel y la caballa.

 

De acuerdo con Guevara, la concha de abanico resultará afectada por el descenso de la temperatura, debido a que se reproducirá menos; esta especie es muy importante para la maricultura peruana.

Guevara indicó que en el evento de “La Niña” la temperatura del mar desciende en forma variable de acuerdo a la zona. Citó, por ejemplo, que en el norte del país se reporta una disminución de entre 0,5 y un grado centígrado por debajo del promedio, mientras que en la zona central y sur (Callao, Pisco e Ilo) se registra una disminución entre dos y tres grados debajo del promedio. “Esta disminución de la temperatura del mar es consecuencia de una mayor intensidad del sistema de vientos, lo que genera más ‘afloramiento’ o ascenso de agua fría a la superficie”, explicó.

De concretarse los pronósticos de Guevara la disponibilidad de semilla para la crianza de concha de abanico se verá afectada, generando un desabastecimiento y por ende afectaría la sustentabilidad del cultivo de esta especie; además de incrementar la presión sobre los bancos naturales de concha de abanico.

Adicionalmente, debido a las condiciones reinantes el crecimiento de concha de abanico se reduciría.