Por: Josué Rodríguez
ACUÑA (Vanguardia).- Coahuila tiene un gran potencial para explotar la pesca deportiva y comercial en sus presas, sin embargo se tiene que hacer mediante un programa de regulación para evitar la actividad furtiva de especies que son codiciadas durante los torneos, aseguró el subdelegado de Pesca de la Sagarpa, Juan David Sandoval Portillo.

 

Destacó que en lo que corresponde a la pesca comercial, anualmente se capturan más de 90 toneladas de peces, destacando el bagre y tilapia en presas como La Amistad, mientras que en otras se trabaja en proyectos, destacando la engorda en jaula en bagre, apoyando proyectos en el sureste, centro del estado y en el norte, donde hay un potencial acuícola importante.

Precisó que en Coahuila se contemplan 2.5 millones de pesos en programas de apoyo a productores de mediana y alta marginación, e inclusive a pequeños propietarios, con aportaciones que van desde 50 al 80 por ciento, dependiendo del proyecto a realizar.

“Los apoyos se dan sobre todo a comunidades ejidales que hayan elaborado proyectos productivos, dando preferencia a productores de alta marginación en General Cepeda, en la presa Venustiano Carranza, para la extracción como para la acuacultura, independientemente de que sean pequeños productores, aunque acotó que aquí el apoyo máximo es de un 50 por ciento”, subrayó.

El subdelegado de Pesca afirmó que se tiene una estricta vigilancia tanto en el desarrollo de los proyectos que se apoya como en que se cumpla con las normas, por lo que los inspectores revisan las mallas, las embarcaciones, las especies que se están capturando como el bagre, la tilapia y el besugo.

“Aunque mantener la pesca deportiva tiene mucho que ver con el propio comportamiento de los pescadores deportivos, hay fuertes sanciones para los pescadores, que empiezan con una amonestación y hasta multas muy fuertes o la cancelación de lo permisos”, añadió.

Aclaró que se lleva un registro de la pesca incidental, se contabiliza y hay estadísticas en el área de inspección y vigilancia, para evitar el agotamiento de los padres reproductores atrapados por la pesca comercial.

Finalmente dijo que cada año se llevan a cabo programas de siembra de especies para la pesca deportiva y comercial, pues en el último año se sembraron un millón de crías en la presa La Amistad.

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx