FISKERIFORSKNING viene implementando un proyecto de investigación sobre el cultivo de buccinos (molusco) a diferentes temperaturas. Los hallazgos muestran que el buccino podría ser adecuado para la acuicultura basada en la captura.

 

La pesca de este recurso se realiza a lo largo de toda la costa noruega, pero la distancia a las instalaciones de procesamiento más cercana puede ser grande.

La acuicultura basada en la captura de los buccinos, previo al transporte, es por consiguiente necesario. Sin embargo, la experiencia muestra que los buccinos mueren antes de llegar a tierra. De acuerdo con la información de la industria, las tasa de supervivencia fueron mejores en invierno que en verano; en este sentido, un importante factor fue la temperatura del agua en el cual los buccinos fueron almacenados.

FISKERIFORSKNING fue requerido para que haga este estudio por la Fishery and Aquaculture Industry Research Fund.

Los investigadores experimentaron con temperaturas de agua para el almacenamiento vivo de los buccinos, de 4, 10 y 15 oC. Después de 12 semanas, la tasa de mortalidad fue extremadamente baja. Asimismo, se realizaron experimentos en seco para un periodo de tres días a temperaturas de 1, 4 y 8 oC, generando buenos resultados.

“El buccino es adecuado para la acuicultura basado en la captura” dijo el investigador principal Sten Siikavuopio. “No hay nada que indique que las observaciones de los pescadores de la mortalidad durante el almacenamiento puede ser atribuida a la temperatura en la cual ellos son almacenados. El método de almacenamiento probablemente sea la razón de que los buccinos mueran”.

Siikavuopio ahora esta trabajando en un proyecto para evaluar diferentes métodos de almacenamiento, que puedan ser empleados por los pescadores. Los buccinos son comúnmente almacenados en pequeños sacos. El nuevo proyecto busca agrandar los sacos para que los buccinos tengan mejores condiciones para sobrevivir.

Después del período de almacenamiento, los investigadores también examinarán la calidad. Los buccinos de diferentes grupos de temperatura fueron evaluados teniendo en cuenta criterios como olor, sabor, consistencia e índice del musculo.

En Europa, los franceses consumen la mayor cantidad de buccinos, pero Asía provee los mercados más grandes. El buccino es muy popular en Corea del Sur.

Fuente: Fish Farmer