Las consecuencias ambiental y económica del apresurado plan para impulsar las piscicultura industrial en el Golfo de México podría generar pérdidas a la industria pesquera de medio billón de dólares al año y de cinco billones de dólares a actividades económicas relacionadas a la pesca recreacional en la región, según el análisis publicado por Food & Water Watch.

 

“Ahora la National Oceanic and Atmospheric Administration y la Gulf of Mexico Fishery Management Council están desarrollando un plan para dividir y rentar nuestros océanos a empresas que harán dinero engordando a peces en grandes jaulas” dijo el Director Ejecutivo de Food & Water Watch, Wenonah Hauter.

“Así la acuicultura oceánica en el golfo tiene el potencial de ser un desastre económico y ambiental”.

El Plan del Gulf Council, conocido como el Generic Offshore Aquaculture
La enmienda, falla al no considerar las posibles consecuencias económicas negativas de la acuicultura oceánica, dijo Food & Water Watch y dos organizaciones pesqueras del Golfo y de Alaska en una conferencia para discutir y analizar el plan.

“Nuestra pesca viene siendo fuertemente evaluada y regulada acorde a estándares nacional y regional, aún el Gulf Council y el NOAA facilitando la vía para la acuicultura con poco interés en el ambiente, empleo, o la seguridad de nuestras comunidades costeras” dijo Paula Terrel, una pescadora comercial  que trabaja para en la Alaska Marine Conservation Council.

Fuente: Fish Farmer