Por: Sandra Penelas
VIGO (Faro de Vigo).- Las mismas técnicas de Inteligencia Artificial que permiten a un ordenador decidir cuándo dar jaque al rey durante una partida de ajedrez han sido aplicadas a la industria de la acuicultura para desarrollar un sistema de gestión que automatiza la toma de decisiones e incluso aporta sugerencias. Su creadora es la empresa Imatia, una spin-off de la Universidad de Vigo que acaba de recibir en A Toxa uno de los premios anuales que concede el colegio gallego de ingenieros de telecomunicación.

 

Los responsables del proyecto apuntan a la evolución que está experimentando en la actualidad el sector de la acuicultura, cuyas instalaciones han pasado de un máximo de cien tanques con unas trescientas toneladas de peces a contar con tres mil depósitos y diez millones de ejemplares. Cualquier decisión que se tome, añaden, afecta no sólo a la productividad, sino al impacto medioambiental y al crecimiento sostenible de los peces.

"El trabajo de los biólogos y jefes de planta se ha complicado pues deben tomar decisiones sobre alimentación, temperatura, tratamientos médicos o movimientos y estimar qué pasará durante los dos años de engorde. Es como el ajedrez y la única forma de abordar todos estos datos es dejar que el ordenador les ayude", explica el director general de la empresa y profesor de la Universidad, Fernando Vázquez.

Financiado por la Xunta
El proyecto arrancó hace poco más de un año, cuenta con la colaboración de una importante empresa del sector y está subvencionado por la dirección xeral de I+D+i hasta 2009. Imatia ha integrado su nueva tecnología de Inteligencia Artificial en "Elastic Aqua Business", un producto anterior de gestión especializado en acuicultura, y prevé sacarla al mercado "de forma inmediata".

Otra de las ventajas del sistema es que son los biólogos y jefes de planta "quienes definen sus propias reglas", de forma que las empresas que lo implementan siguen manteniendo sus ventajas competitivas. "Los expertos son quienes aportan su know-how. Nuestro producto es una herramienta que les facilita el trabajo y les permite disponer de todos los datos en tiempo real", explica Miguel Amor, uno de los directores de proyectos de la empresa.

De esta forma, la aplicación puede enviar las órdenes para que se conecten de forma automática funciones como la alimentación de los peces o la toma de muestras en los tanques. Además los operarios pueden manejar la información a través de dispositivos tipo PDA.

Imatia, que recientemente lanzó un sistema de gestión especializado en la gestión de empresas vitivinícolas, trabaja en la aplicación de la Inteligencia Artificial a otros sectores clave en Galicia como la energía eólica o la madera.
Vázquez explica la filosofía de la empresa: "Una vez que tenemos la tecnología buscamos aliados dentro de cada sector que conocen cuáles son sus problemas o carencias y nosotros les aportamos soluciones. Ése es nuestro modelo de trabajo".

Fuente: http://www.farodevigo.es