SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, advirtió hoy de que pretender convertirse en una gran potencia acuícola "tendrá costes" sobre el territorio gallego y aseguró que el futuro no pasa por medidas restrictivas, ya que no es lo que demanda la sociedad, sino por buscar el equilibrio entre protección del territorio y desarrollo industrial.

 

En declaraciones a la Cadena SER recogidas por Europa Press, Vázquez recordó que Galicia "es o aspira a ser la primera potencia mundial en la producción de pez plano y eso tiene un coste de territorio".

"Aunque tenemos 1.700 kilómetros de costa acertar en donde tenemos que ubicarlas es complicado porque tenemos una costa maravillosa y al que le toca cerca digo esto no me gustaría aquí, pero bueno creo que es un sector estratégico en este país. Tenemos que desarrollar los espacios protegidos pero no con medidas restrictivas, que no nos pide nadie", resumió.

El titular de Medio Ambiente avanzó que la prioridad de su departamento para 2008 es la Ley del Paisaje, una norma que indicó que "no será restrictiva". "Será una de las leyes que nos define como país, no coercitiva, no una restricción más, porque en los grandes paisajes no hay grandes intereses urbanísticos", afirmó.

EL "RIDICULO" DE RAJOY

Manuel Vázquez también se refirió a la polémica creada por el líder del PP, Mariano Rajoy, por cuestionar el cambio climático como una prioridad. "Dice el eslogan no le hagas caso a tu primo, cuida tu planeta, el ridículo que hace Rajoy dimensiona dos cuestiones, que su falta de sensibilidad medioambiental es total y que en la sociedad hay una gran sensibilidad, eso es lo que claro su chiste", apuntó.

Por otra parte, el dirigente socialista se mostró convencido de que el PSOE le ganará un diputado al PP en Ourense en las elecciones generales de marzo y ambas formaciones se repartirán las cuatro actas en juego en esta provincia.

El conselleiro también cree que el AVE llegará a Galicia en el año 2012, tal y como está comprometido por el Gobierno. Sobre la posibilidad de que el empresario Juan Miguel Villar Mir esté presionando al Ejecutivo con las obras del AVE en Barcelona para conseguir más dinero por la mina de Serrabal en Galicia, indicó que es un tema que se le "escapa", pero lo consideraría "mezquino".