ZARAGOZA (Heraldo).- Los técnicos de la empresa Sodemasa y los agentes de protección de la naturaleza que estos días prospectan el cauce del Canal Imperial han detectado por primera vez pequeñas colonias de mejillón cebra, lo que supone un nuevo salto cualitativo en el avance imparable de este molusco invasor. El hallazgo ha sorprendido a los expertos dedicados a estudiar y luchar contra la plaga, que se muestran preocupados por la densidad y por el tamaño de los ejemplares aparecidos.

 

La presencia de mejillones cebra adultos en el Canal es conocida desde noviembre de 2006, cuando se encontraron los primeros ejemplares en El Burgo de Ebro y en Grisén. De hecho, en la anterior campaña de prospecciones, realizada en febrero de este año, se encontraron individuos sueltos en 12 de las 25 captaciones de agua revisadas.

Ocho meses después, otro corte en el Canal Imperial ha permitido rastrear de nuevo el cauce de esta conducción artificial, y aunque la Consejería que dirige Alfredo Boné prefiere no hacer valoraciones hasta que se revisen los 40 puntos previstos, fuentes oficiales del Departamento reconocen que la densidad de ejemplares es mayor que la de febrero y que se han detectado "pequeñas colonias" de mejillones adultos.

A pesar de que suponen un paso más en la expansión de la plaga, las mismas fuentes indican que los últimos descubrimientos eran "previsibles". Sin embargo, diversos expertos consultados por este periódico se muestran "preocupados" por la facilidad con la que el mejillón cebra se está instalando en un medio en el que el agua no está remansada, sino que fluye.

"En cuanto a densidades, creo que ahora mismo el Canal Imperial está como el embalse de Ribarroja en el segundo o tercer año de invasión -opina uno de los especialistas-. Además, algunos de los ejemplares encontrados miden más de cuatro centímetros, algo que en España no se había conocido hasta ahora y que podría ser único en el mundo".

Ramón Álvarez, vocal de la Sociedad Española de Malacología, también se muestra "sorprendido" por la evolución de los acontecimientos. "Pensábamos que en el Canal Imperial la corriente impediría que el mejillón colonizara el cauce, pero una vez más ha demostrado que tiene una gran capacidad de adaptación -señala-. No es que la invasión se esté produciendo más rápido de lo previsto, pero es verdad que en el Canal la especie se ha instalado con más facilidad de lo que esperábamos".
Amenaza para la margaritífera

Además, Álvarez recuerda que existe otro motivo de preocupación. "Se está viendo que las condiciones favorables para las náyades, los mayores bivalvos de agua dulce, también son buenas para el mejillón cebra, y eso confirma la amenaza para una especie en peligro de extinción como la margaritífera auricularia". El vocal de la Sociedad Española de Malacología considera que la DGA debe estar "preparada" para afrontar el problema, aunque admite que no es inmediato.

Algunas fuentes apuntan a que también han aparecido margaritíferas con algún mejillón cebra adherido a su caparazón, pero los especialistas consultados por HERALDO no confirman este extremo. Mientras, el Departamento de Medio Ambiente sigue prospectando diversos tramos del Canal Imperial tanto en Zaragoza como en los municipios del entorno -ayer, los técnicos estaban en La Paz y en Casablanca-.

Una vez que se hayan revisado los 40 puntos, la Consejería redactará un informe valorando la situación. No obstante, este periódico ha podido saber que los técnicos de la DGA y de la Confederación también están preocupados por los últimos descubrimientos.

Fuente: http://www.heraldo.es